El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
KARAMELO SANTO
12/05/2007 - Niceto Club

Por: Julieta Berardo - julieta@recis.com.ar

Diez velitas apagadas y muchas más prendidas.

Con diez años más encima desde la salida de su segundo disco, “Perfectos Idiotas”, KARAMELO SANTO se presentó una vez más en Niceto. A pesar de que editaron un disco recientemente, el motivo de reunión era bien distinto. La noche pintaba fría pero puertas adentro era como un submundo-fiestero paralelo del que daba lástima salir. El clima entre el público fue de festejo desde un principio y hasta el final: una bandera, gorros, globos de colores y mucha predisposición al canto, salto, baile y todo lo que uniera el “arriba” con los espectadores; tampoco faltó el “feliz cumpleaños”. La bola de espejos del techo y su símil continuación en las paredes no se condecía con la estética y mensaje predominante de la banda, pero la capacidad del lugar y el sonido, sí.

Empezaron con todos temas del disco agasajado - “La Kulebra Del Amor”, “Agüita Del Challao”, “El Baile Oficial”, “Joven Argentino”, “Ke Se Caen Los Botones”, que fueron especialmente cantados, bailados y hasta pogueados dando como resultado rastas por el aire y un clima de verdadera fiesta de cumpleaños. Después se empezaron a intercalar temas de toda época y estilos:”La Chamarrita”, “La Experiencia Del Desierto”, “El Beso Del Gran Diablo” (con una de las letras más comprometidas social y políticamente) y “Soy Cuyano”, uno de los temas que mejor sonó de esta primera parte.

El primer invitado de este cumpleaños fue “el noveno integrante de Karamelo”, Marcelo en voces rapeadas, en “Adiós Gallina” y “Skalibur”. Al toque subió el segundo invitado, Lilan, de origen italiano “pero más argentino que el mate cocido” según sí mismo en “Vas a volver”, otro de los temas más logrados de la noche. Luego vino una sección acústica que realmente fue uno de los puntos sobresalientes de todo el show: primero Goy sólo con su acústica que interpretó “El Nieto De Maturana”; y luego el escenario quedó en manos del último invitado, quien interpretó un tema de su autoría dedicado a los Karamelo, su casa-centro cultural, el barrio de la Boca, mujeres, el jazz.-rock-tango, que tenía un pegadizo estribillo que decía “y me voy a la casa de los Karamelo santo” que terminó siendo coreada por todos al instante y concluida con toda la banda en formato acústico. Así siguió esta parte con “Fruta Amarga”, “Santa María”, “La Picadura” y “Yo A Tu Casa No Voy”.

Dedicada a un amigo suyo que está en España, fue la muy festejada “Nunca” seguida de la cumbia “Vivo En Una Isla” y, entre otras, una versión de“What Wonderful World” incluida en su último disco “La Gente Arriba”. De éste tocaron varios temas, pero intercalados con muchos viejos, ya que no era el motivo preponderante. Como había sucedido en algún otro show, “Fruta Amarga” fue tocada por segunda vez, pero en formato original, y la versión sudaca de “Should I Stay Or Should I Go” estuvo incluida. Entre los últimos temas se encontraron: “Negro”, “Barajas”, “Tu Pa Mí”, “Guerrillero” Y “Estaría Mejor”. La larga lista llegó a su fin con un cover de Sumo, dejando un panzazo de Karamelo Santo y el lugar disponible, para el show que venía después, el de NerdKids.

Ocho músicos en escena, en este caso, dan como resultado una gran variedad de estilos, voces que llenan todos los espacios y, sobre todo, mucho agite y movimiento. El “sonidero”, como lo llamó Goy en un momento, no dejó lugar a que nadie se quedase quieto un segundo, ni arriba ni abajo del escenario durante las dos horas y media que duró el show. Pasando por estilos tan disímiles como el rock latino, el reggae, el ska, el hip-hop y la cumbia, no se hizo aburrido, a pesar de lo extensísima que era la lista de temas, que abarcó realmente toda su carrera plasmada en sus cinco discos más algunos covers algo inesperados.

Una década seguramente hizo la diferencia: el traslado de Mendoza a La Boca, más edad, más experiencia, familias agrandadas, más seguidores, pero creo que en este caso el tiempo y las oportunidades fueron bien aprovechados y aplicados hacia un crecimiento que aún no llegó a su cima. El sábado pasado en Niceto se presentó una banda a la que no le gusta quedarse quieta, que le impongan límites ni imponérselos ella misma.

Fotos: Gimena Herrera



Mail del fotografo: gimena@recis.com.ar