El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
4° MUSIC IS MY GIRLFRIEND - #02
08/11/2007 - Unione E Benevolenza

Por: María de la Paz Spera - paz@recis.com.ar

Segunda fecha del Music Is My Girlfriend y los aires internacionales se dejaban sentir. Estridente y ruidoso rock directo de Brasil inauguraba la noche, haciendo saltar los parlantes de sus ejes y sorprendiendo a más de uno de los presentes con la rápida elevación de decibeles.

YESOMAR, trío de Porto Alegre incapaz de permanecer estático, dejó una presentación breve de seis canciones que taladraban ritmos y martillaban acordes. Dundi Omar (guitarra y voz) y Rene Omar Mendes (bajo) no dejaron de contorsionarse a través de sus instrumentos, poseídos por la música que escapaba de sus manos mientras Rodrigo Omar (batería) castigaba sin piedad los tambores. Un comienzo duro y pesado, un aperitivo más que adecuado para la noche de jueves.

Sobre poblando el escenario con sus seis integrantes, BASEBALL FURIES hundió a la concurrencia en una experimental cadencia de ligero sabor metálico. La banda, otra de las revelaciones del sello virtual http://www.mamushkadogs.com.ar transitó por climas cargados de una tranquila armonía, capaz de desasociarse de esa característica rápidamente con esporádicas explosiones de caos. Un poco de variedad para amenizar la jornada.

Retornando desde los pagos platenses, MOSTRUO! hizo su segundo paso por el Music is my Girlfriend con una presentación corta, tal vez aludiendo a su EP Corto, predecesor de Grosso. Canciones rockeras, cubiertas de las monstruosas guitarras y voces de Kubilai Medina y Lucas Finocchi. Ya llegando casi al final, un cover de Kiss “Sure Know Something”, cantado plenamente en castellano, y “Ese Oso” despidieron al cuarteto platense, dejando el audible gustito a rock entre los presentes.

La psicodelia se abrió paso a codazos de la mano de POSEIDÓTICA, armada hasta los dientes con su intra mundano arsenal de orgánicas melodías. Hileras de personas sentadas frente al escenario siguieron las canciones en silencio, concentrados en las subidas y bajadas de temas tan descriptivos como vívidos, que de a momentos traían consigo fugaces imágenes cambiantes.
Martín Rodríguez (bajo), Hernán Miceli (guitarra), Santiago Rúa (guitarra) y Federico Bramanti (batería) hicieron un condensado repaso de “Intramundo” , mientras un nuevo disco va cocinándose lentamente. Y el jueves lejano ya en las primeras horas del viernes, Poseidötica se despidió con dos inesperados bises, terminando la noche mientras los fluorescentes tubos de luz centellaban al prenderse. La música nunca es la misma cuando se enciende la luz.

Fotos: María de la Paz Spera



Mail del fotografo: paz@recis.com.ar