El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
MARCELO EZQUIAGA
16/11/2007 - Plasma

Por: Cecilia Testa - cecilia@recis.com.ar

La noche del viernes me encontró en un barcito escondido de San Telmo, esperando por Marcelo Ezquiaga. El ex Mi Tortuga Montreux se presentaba en Plasma después de un viajecito por Europa, de tocar con el Robot Bajo el Agua y con el baterista de Azúcar Moreno (una de las tantas anécdotas de la noche).

Al llegar, un ambiente muy íntimo, poca convocatoria y un tal Lucas Balducci leyendo sus poesías, que conforman un libro llamado "Familia". No hay mucho para decir: Balducci nos paseo por su obra de imágenes fuertes, de relatos sobre mamá y papá, de palabras sobre la muerte y el amor. Eso sí, antes de despedirse nos dejó en claro que es "un borracho miserable", y acto seguido nos brindó un baile al ritmo de "Wonderful Life", de Black, junto a un Ezquiaga que bailaba despreocupado.

Luego, "Carne", canción cuyo video recibió una mención en el Festival Argentino del Videoclip, abrió una lista de temas nuevos, viejos, un viaje por la discografía de Mi Tortuga Montreux. Marcelo, de muy buen humor, bromeó varias veces con un público bien predispuesto que lo escuchaba atento; estábamos ahí para verlo a él, habíamos estado esperando su regreso a Buenos Aires. Y si bien no éramos muchos, en el aire había una magia especial: tanta intimidad y conexión entre nosotros y él me hacen pensar que haber presenciado su recital ayer es como tener un tesoro, afortunados aquellos que estuvimos ahí.

En esta oportunidad, elegir alguna canción entre tantas me es casi imposible. "Formas De Hablar", "Lo Único Urgente", "Almagro", "Boxeador", y hasta el cover de una canción de Cristian Castro sonaron armoniosas. Lo cierto es que Ezquiaga aparece en el escenario con su teclado y atrae, en lo personal podría pasarme la noche entera escuchándolo tocar. Hay algo en él que no deja que pierdas la concentración, la sucesión de melodías encuentra su orden perfecto y solo dan ganas de seguir sonriéndole.

De esa manera, hasta se paseo entre nosotros, nos cantó a capella, nos bailó al ritmo de "Maniquí" y nos contó, entre otras cosas, sus deseos de tocar con Snoop Dog. Tantas sonrisas y un clima tan cálido hicieron de esa primera tanda de canciones un momento realmente feliz. Aún sin su banda, la esencia está ahí, no se siente que falta algo.

"Conexión" era la última canción de la lista, pero nadie quería irse: ni el público ni él. A continuación, y a pedido, Marcelo tocó "Fondo", acompañado de aplausos y una base creada por computadora; "Miente", quizá el mejor momento del recital y una de las mejores canciones del último disco de Mi Tortuga; y, por último, "Radar", el final perfecto para recordar viejos tiempos.

Y así fue la noche de viernes, llena de poesía, canciones lentas, frases hermosas, sonrisas... Como ya dije, aquellos afortunados que vivimos una noche con la tortuga podemos estar felices: no faltó ni falló nada. Ahora solo resta esperar al próximo encuentro.