El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
MARTÍN BUSCAGLIA - AXEL KRYGIER
30/11/2007 - La Trastienda

Por: Julian Cerdeira - julian@recis.com.ar

La noche propiciaba que la gente espere pacientemente (como lo hizo) en la puerta de La Trastienda, el comienzo del show que brindarían ni más ni menos que Axel Krygier y Martín Buscaglia.

El arranque estuvo a cargo del argentino (N. del R: Buscaglia es oriundo de la Banda Oriental). Bajo la atenta mirada de tres cámaras, rodeando al artista como única escenografía, que registraron detalladamente toda su performance (¿Se viene un dvd? ¿Nuevo video? ¿Le querrá mandar una copia a un pariente radicado en el exterior?) este verdadero hombre orquesta montó un show de lo más ecléctico y movido. Con la ayuda de una computadora, un par de teclados, y otras máquinas no inidentificables para el inexperto en la materia, se las ingenió para abordar todos los géneros musicales (cumbia, alguna que otra salsa, un poco de country, y algún temita cantado como Zorzal), con un matiz propio. Con tanto cablerío cada vez que el artista se daba vuelta y checkeaba su computadora repentinamente parecía que algo iba a fallar, o que ya lo estaba haciendo, es que sonar como una banda (y una de muchos instrumentos) para un persona normal puede ser de lo más estresante, sin embargo AXEL KRYGIER, se las ingeniaba para no abandonar nunca sus bailes, y en el medio de ellos, disimuladamente mandar mensajes al sonidista con alguna parte su cuerpo. En definitiva, un show para ver sin mesas de por medio.

Luego subió MARTÍN BUSCAGLIA, con una propuesta un poco más minimalista: guitarra en mano, un par de pedales para hacer loops, y algunos que otros accesorios (un altavoz, algunos juguetes, etc). Si también puede ser considerado un hombre orquesta, lo fue a puro pulmón. Armando las bases (tanto armónicas como rítmicas) a fuerza de loopear su propia voz, e ingeniándoselas, para reversionar (¿acústicamente?) algunos temas de sus cuatro discos. Como él mismo dijo, era difícil hacer sonar temas que originalmente tienen una cuantas pistas, solo con su guitarra y voz, y para demostrarlo le pidió al sonidista que ponga el primer track de su último cd, Cerebro, Orgasmo, Envidia y Sofía, y se dispuso a diseccionarlo en vivo explicando por qué no tenía sentido intentar algo similar con los elementos que el tenía sobre el escenario. Ante la evidencia, no quedaba otra salida: tenía que haber más interacción con el público. Así que la gente fue parte del show haciendo coros (muy afinados), o convirtiéndose en baterías humanas, ejecutando algunos ritmos no del todo simples.

Para cerrar, como se preveía, subieron a tocar juntos. Lo que no se preveía era que lo que saliera de esa unión fuera una payada a cargo de Buscaglia a la que luego se sumó el argentino. Un show divertido, y que lamentablemente, difícilmente se repita.

Fotos: Maitén Rinaldi



Mail del fotografo: maiten@recis.com.ar