El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
JUANITO EL CANTOR - CHECHO FLÁ
09/12/2007 - No Avestruz

Por: Cecilia Testa - cecilia@recis.com.ar

El flyer decía: "Juanito el cantor + Checho Flá". Allá fuimos. El hecho de que Juanito acabara de llegar de su largo viaje por Europa, sumado a la austeridad de la convocatoria bastó para convencerme. El espacio No Avestruz es un lugar cálido y familiar, típico ambiente para este tipo de recitales. Al llegar, algunas caras conocidas: los protagonistas de la noche dando vueltas entre las mesas, Coiffeur, Guille, gran aporte en algunas canciones del disco de Juanito e integrante del quinteto Antü, y un personaje nuevo para mí, CHECHO FLÁ .

Cerca de las diez de la noche, este individuo, que no paró de hacer chistes simpáticos, se presentó con su guitarra frente a un público iluminado por velas, ordenado entre almohadones en el piso y pequeñas mesitas de madera. Si bien yo no conocía a Checho, hay algo que me quedó claro: su voz y sus melodías invitan a la calma, a la paz. Cabe destacar que, aún cuando su formato es solista, la música de este personaje toma más fuerza cuando lo acompaña su amigo Martín en el piano, creando melodías que generan sonrisas y aplausos.

Los invitados de Checho fueron los mismos que se sucederían a lo largo de la noche: Coiffeur y Martín para aportar lo suyo a algunas canciones; "Pata", una señorita, para los coros en algunas otras. Un datito interesante: el disco de Checho no es convencional, su caja es un trompo gris y al girarlo se pueden ver las distintas animaciones que él eligió para cada uno de los temas. Un regalo especial.

Luego llegaría JUANITO . Para los que no lo conocen, él se caracteriza por esas letras dulces que son capaces de identificar a cualquiera y esas melodías que tarareás por días y días. Una guitarra con un ciervo prolijamente pintado, una gorra cuadrillé y ya está, todo estaba listo para que sonaran algunos temas nuevos, algunos de "12 canciones de amor y una botella de vino" y algunas canciones del rock nacional.

La propuesta fue simple pero efectiva: para pasearnos por la lista de temas, Juanito acudió a los acordes de su guitarra, a Guille Beresñak, simpático con su cuadernito de anotaciones, y a Checho, gran acompañante que formaría parte de algunos de los mejores momentos de la noche. También se sumó Coiffeur para cantar dos temas y, de vez en cuando, una melódica (talento que Juanito nos tenía escondido).

Sin dejar de lado lindos momentos como "Souvenir", "¡Ay, mi gorrión!" y "¿Dónde está la luz?", es necesario resaltar lo que se llevó todos los aplausos de un público que no dejaba de sonreír, de pedir que tocaran una más: "Quizás porque", de Sui Generis y "Cantata de puentes amarillos", de Spinetta. Sí. Juanito y Checho se dieron el gusto de dejarnos a todos boquiabiertos, felices sin poder creer que, entre un mundo de luces de colores y cervezas frías, habíamos escuchado esas dos versiones impecables de temas que hicieron historia en el rock nacional.

Para cerrar, el bis fue "Fueguitos", de Antü, banda que también integra Juanito. Todo quedó en familia en la noche del domingo. Todo fue sonrisas y recuerdos, qué suerte haberlos encontrado ahí para renovarnos en este diciembre caluroso.