El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
PEZ
07/12/2007 - Teatro ND Ateneo

Por: Santiago Paredes - santiago@recis.com.ar

Ya con la puerta abierta hacia la masividad, Pez, lo que fue la larga y duradera promesa del under porteño, presentó su décimo disco ante una sala del N/D Ateneo de butacas repletas, ocupados tanto por el público renovado como los mismos seguidores de siempre.

El show está vez arranco de manera atípica, con la mayoría del público a esta altura
situado en sus asientos, pasó a proyectarse parte del DVD que esta preparando la banda bajo la realización y dirección de Ezequiel Muñoz, y que reúne imágenes dentro del estudio tomadas durante la última grabación de la banda.

Ya con el grupo sobre el escenario, el frenesí había comenzado, casi sin respiro entre tema y tema, creando una especie de ritual ininterrumpido. La banda se mostró increíblemente sólida y creativa, desplegando todo su virtuosismo instrumental y escénico y arrancaron presentando la mayoría del material nuevo (iniciando con la brutal y lisérgica introducción de “Acelera Sus Latidos Corriendo A Ningún Lado Como Un Toro Asustado”, luego el tema que da nombre al disco ‘Los Orfebres’, un recorrido por las calles de los países bajos en ‘Spuistraat 249’, y la sentenciosa ‘Último Acto’, e intercalando también canciones que hace bastante que no aparecían en la lista de temas como es el caso de “Cabeza de Departamento” (Quemado, 1996) seguida de “Vientodestino en Vidamar” (Convivencia Sagrada, 2001).

Como es habitual en los conciertos de Pez, la interacción entre y público entre tema y tema son moneda corriente tanto como las alusiones a la panza del cantante y guitarrista del grupo, Ariel Minimal, y por supuesto una debida y apropiada respuesta del músico. Este show justamente no fue la excepción.

Después de un mínimo receso la música siguió con la misma fuerza e intensidad que antes, esta vez la seguidilla se basto de los siguientes títulos “Confuso como un héroe”, “Faltan Miles De Años Más” (Folklore, 2004), la crítica y el homenaje en un enganche entre “¡Salvajes!“ y “(A Alejandro Jodorowsky)” hasta llegar a un tema compuesto en el ‘98 pero editado este mismo año: “Hay Lo Que Hay”. Sin previo aviso, tres de los temas insignia del disco más rabioso de la banda: primero la inminencia punk de “Ahogarme” y “El Desengaño” hasta llegar a la épica “El Cuerpo Es Un Momento” (todas de su tercer disco, el homónimo Pez de 1998). Luego de un pasaje más relajado y jazzero con uno de los momentos cumbres de su anterior disco que encarna un sonido más folk-psicodélico al estilo de Grateful Dead, sonó una extensa versión de ‘Al Espacio’ (Hoy, 2006).

En esta parte del show hubo un quiebre que tomo a la mayoría por sorpresa, el anuncio de que Franco Salvador estaría por entrar a grabar su primer disco solista Hago Lo Que Quiero Y Quiero Lo Que Hago y luego de un debido cambiazo de instrumentos (Franco a la guitarra – Minimal a la batería) empezó a sonar el tema “Blues Para Quien” de la misma autoría del baterista.

Llegados a la recta final del recital sonaron los anunciados “Y Cuanto Más Grita Menos Es Escuchado”, una composición del bajista que cierra el último disco llamada “Existencialismo” y para finalizar todo el poder de la chacarera-hardcore-progresiva de “Respeto”.

Como si hubiese sido una presentación de los embajadores del buen gusto, dejando al salón más que satisfecho Pez se despidió a sala llena dejando muy en claro que tiene demasiado para ofrecer.

Fotos: Javier Prats



Mail del fotografo: javier@recis.com.ar