El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
PANICO RAMIREZ
06/03/2008 - La Trastienda

Por: Ivan Carrillo - cronicas@recis.com.ar

PÁNICO EN SAN TELMO



Y qué mejor que la compañera de ruta se tome unas buenas vacaciones y ahí entonces aprovechar para hacer eso que no pudiste hacer a lo largo de la temporada, en caso de que lo quieras o lo hayas pensado, claro, y que no te hayas animado a realizarlo por miedo al impacto que pueda llegar a producir en esa persona si lo descubre, dando por sentado que en esta ocasión todo se va a mantener oculto hasta cuánto tiempo sea necesario para prevenir todo tipo de conflictos ante un posible revelamiento.

Se apagaron las luces y parecía que la larga espera de más de media hora entre el primer concierto de la noche, a cargo de AUSTRAL, y el segundo por fin se iba a acabar, pero nuevamente comienza a escucharse música de fondo, al igual que a lo largo de esos minutos, “Eclipse Of The Heart” en este caso, aunque ésta sí un poco más fuerte y costaba creer que todavía era parte de aquélla, pero ese pronunciado espacio entre show y show todavía estaba presente y hacia augurar que aún podía prolongarse más tiempo. Al ritmo de Bonnie Tyler, y ante un público que se pegaba cada vez más al escenario, se escucha a Baus -“qué noche tan divina”-, aún oculto, y entonces sí se abre el telón y, con el tema todavía de fondo, musicalizado seguramente por Adrián Taverna y compañía, que se encontraban arriba en el primer piso frente a los reyes de la noche, se puede observar a los tres muchachos de la banda, que son clara mayoría, abrazados y bailando ese hermoso lento como tantos años atrás sucedía comúnmente, abrazados a tres personas del sexo opuesto, de avanzada edad quizás para ellos, por qué no en tributo a los festejos del Día de la Mujer a celebrarse dos días después, susurrándoles al oído, trago y cigarrillo mediante. Pero lo bueno dura poco. Al menos eso les sucedió a esos tres muchachos con sport, con gran predominio del blanco, y gorros bastante particulares, cuando de repente irrumpe en el apriete una mujer -hubo quienes dijeron que eran sus respectivas madres con aquellas que bailaban, así que imagínense la verdadera connotación del término-, bastante más joven que aquéllas, con un paraguas en la mano y un vestido también blanco para variar la estética un momento. Paraguazo por aquí y por allá y un sutil “tómatelas de acá” para despejarlas de escena y hacer que los chicos, sin tiempo para el bajón por su ida o ni para el clásico “te lo puedo explicar” en referencia a la enfurecida intrusa, se carguen cada uno con sus respectivos instrumentos, léase bajo, guitarra y batería, y logren calmar tema a tema a Grisel, que gracias a Dios no estuvo diez días atrás en Parque Lezama cuando hasta incluso fue reemplazada durante dos temas por la bella y dueña de una voz cautivadora Lourdes, y den comienzo a un concierto que sí fue bueno y sí que no duro poco.

Lista sin muchas modificaciones en relación a la anterior del 23 de febrero reciente. PÁNICO RAMÍREZ salió con “La Banana” y siguieron con “Shopping Girl” en versión progre. El tercer tema fue la única variante de la noche, “Acá Me Tenés” -además de sucesivos cambios de orden en los temas, es decir, ayer terminé con tal, hoy no, y de duraderas introducciones a puro electro entre algunas que otras canciones.

Continuaron con “En Mi Entierro”, “Soy Karadajian”, “Hawai” y “Hormiga”; sacudida de pelos para la dama, empujones recíprocos y alguna que otro intercambio verbal con Diego para el final de “Digo Qué”, próximo tema y tercer y último corte del grupo. Siguieron con “Mi Caramelo No” (que había cerrado la anterior noche en Barracas, además de hacer lo propio en el LP), con intro antes y después del tema con algún toque de una canción ya escuchada -“Si Me Voy, Viene Atrás…”-; y cerraron con “Guillotiname” y “No Tiene Onda”, ambos clásicos para el público habitual que los sigue, algo así como lo son Persiana americana y De música ligera para Soda Stereo.

Al Fin Solos, su único disco editado en 2007, producido por Javier Zuker y grabado en parte en los estudios Unísono de Gustavo Cerati y TNT de Los Siete Delfines, fue recientemente nominado a “Mejor álbum música electrónica” en los Premios Gardel. Lindo premio para una banda que viene tocando ya hace unos buenos años, y que desde el mediados de 2006 hasta hoy no ha parado de girar realizando bastantes conciertos por mes y que en vivo, además de mostrar un sonido formidable en casi todos los temas de su primer cd, realiza una puesta en escena más que interesante, por momentos con tremendas actuaciones de Arquimbau -sin desvalorar al líder que también se destaca- que hasta da pensar cuánto realmente puede perder ella alejándose del grupo, poniéndonos a jugar un instante e imaginar el hipotético caso de suceda, y hacerse con un rol protagónico mediático en el cine o tevé. Desde comedia, hasta drama, pasando por suspenso y a no descartar un papel pornográfico. Desde ya no decepcionaría en este último al menos. Tampoco la intención es confundir al lector: ir a verlos no se compara con ir al cine ni muchos menos concurrir a un cabaret, sin perjuicio de cuál pueda estar mejor. Queda a su criterio, como diría una gran profeta argentina. Lo dejo a su criterio.