El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
FUTBOL - EL FESTIVAL DE LOS VIAJES
08/03/2008 - Espacio Plasma

Por: Maria de la Paz Spera - paz@recis.com.ar

La noche de sábado ya había comenzado hace rato, detalle que para muchos de los espectadores ubicados en Plasma pasaba completamente desapercibido. La proyección de “El Resplandor” era, para algunos, una manera de amenizar las conversaciones previas al recital, mientras que para otros, completamente ajenos a las charlas, servía de entretenimiento, enganchándolos en una trama que se podía seguir sin mayores dificultades, a pesar de la ausencia de subtítulos.

Cortando el paneo de la cámara, la música se detiene. Con un pequeño clic el proyector borra toda huella de la película, reemplazándola por un western plagado de hombres polvorientos con caras sin afeitar y revólveres de seis balas.

Una vez entrados en clima, EL FESTIVAL DE LOS VIAJES se deslizó frente de la pantalla, creando una banda de sonido alternativa que, en más de una ocasión, parecía corresponderse con las escenas.

“El bautismo” y “La frontera” (ambos temas incluidos en el EP próximo a editarse, El Andante) distendieron el clima por paisajes desérticos, los cuales se podían imaginar fácilmente gracias a la ayuda visual de la proyección.

Voces que se mezclaban entre medio del bajo y la guitarra, deslizándose entre los platillos y finalmente resbalando hacia un público que recorría los viajes cincelados por El Festival, todo mientras la acción de la pantalla seguía el curso programado en su guión. Tal vez alguien trató de descifrar la línea argumental, preguntándose qué motivaba a los hombres de sombreros y pistolas a dispararse entre sí. Y es igual de fácil suponer que a medida que los cinco integrantes del Festival desgranaban sus canciones con un tinte más cinematográfico que la película misma, el interés por saber qué sucedía con los hombres y sus caballos fue perdiendo importancia.

“Conjuro de los matados”, “Blues de San Martín” y las dos partes de “El Nagual” pasaron en un recorrido por el LP homónimo de la banda, mezclándose entre sí las canciones y dejando a los espectadores con las manos juntas, próximas al aplauso, pero silenciosas debido al encadenamiento constante entre temas. La confusión finalmente se disipó al final, haciendo que los aplausos acumulados se escucharan todos juntos mientras los músicos bajaban el corto escalón y la muralla de parlantes que los separaba del resto de la concurrencia.

El escenario quedó momentáneamente vacío mientras cables, equipos, y diversas partes de una batería desmenuzada pasaban de aquí para allá. Eventualmente las piezas encontraron su forma original, y mientras los demás cables se desenredaban y se ajustaban sobre los demás instrumentos, Santiago Douton (batería y voz) seguía el ritmo de las canciones que pasaban, acompañando en ritmo la melodía que se presentara primero.

Arrancando sin saludos, y sin dar descanso entre canciones, FÚTBOL comprimió siete temas en la primera parte de su presentación, parando apenas para que los aplausos resultaran audibles, sin dejar que se escuchasen por más de unos segundos. Gamba en guitarra y Federico Terranova en violín y bajo completaban la formación del trío experimental que se caracteriza por dejar piezas sonoras con un ligero sabor a desconcierto, las cuales son difíciles de definir en un género concreto. Probablemente todo quede dicho con la palabra experimental, que siempre resulta ser más un adjetivo que un género en particular.

Se presentaron varios temas de “Papá se fue a Japón”, tercer disco próximo a editarse, lo cual no impidió que “Madre” y “Astronautas I & II Abalos”, temas con una cierta antigüedad en su haber, se mezclaran entre las novedades de la lista de temas. “Gaucho”, pensado como corte de difusión del nuevo disco, comenzó el cierre de la noche. Pero antes de que el público se levantara de sus asientos, Federico se acercó al micrófono, hablándole directamente al DJ, “termina este tema que dura un minuto, vos pones música y todos se quedan a bailar”. Acto seguido, “Elio Rossi” y sus sesenta segundos de furia despidieron a FÚTBOL, al público y, por qué no, también al DJ.

Fotos: María de la Paz Spera



Mail del fotografo: paz@recis.com.ar