El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
SIETECIELOS - JANSUN - LA PERLA IRREGULAR
11/04/2008 - Centro Cultural Pachamama

Por: Norman Flores - norman@recis.com.ar

El C. C. Pachamama es esa casa típica del Abasto que te da ganas de quedarte a vivir, o subir a escuchar un par de poemitas, escuchar un poco de musiquita e irte feliz por ahí. Decorado con unos dibujos colgados sobre la pared, un par de pinturas y unos sillones comodísimos .

En esta ocasión se repetiría la misma fórmula que hace un mes dejó felizmente conforme a todos los que habíamos asistido, personalmente por haberme topado con la presencia de un músico con un futuro enorme. De aquel día de marzo me había llevado gratuitamente un EP para escucharlo en mi casa, en soledad, y con toda la tranquilidad del mundo. Ahora ya sabía con lo que me iba a encontrar, por eso cuando La Perla Irregular comenzó a jugar con su guitarra no me sorprendí al quedar fascinado por esos sonidos que salían de su amiga de seis cuerdas.

Con “Dejame Correr” y “Si el peso del mundo” dio inicio a una lista de alrededor de trece temas. Quien lo escucha por primera vez tiene que dejar que el oído se acostumbre a su voz, una voz que no todo el mundo sueña tener, pero que la genialidad de la música hace que sea ideal, perfectamente lograda. Ella (su voz) camina por la misma ruta que la de Francisco Bochatón, tal vez por eso no es coincidencia su gusto por el y el cover de los Peligrosos Gorriones “Estos Pies”. Para entender un poco el clima que se estaba generando, tuvo que dar cuenta del final de una canción instrumental para que los presentes reaccionáramos y volviéramos a la cordura con los aplausos. Por lo bajo se escucha que el alma de Almendra sobrevuela el lugar…

Temas nuevos, otros del EP, por ejemplo “Así” y “El sueño que sueño”, el tema que le da su nombre “La Perla Irregular”y “De la tercera persona”. Llegando al final de su sus canciones, cuatro amigos se sumaron a los geniales coros de “Dale el amor”: un pegadizo “papa papa pa” a cuatro voces bien finas, en esos tonos agudos que Ale Sergi haría sin el menor rasguño de sus cuerdas vocales. Sin previo ensayo, sin la clara necesidad de uno, hicieron de esta canción la más pegadiza de toda la noche.

“En un árbol” sería la finalización de la lista, pero el deseo de los presentes de que siga tocando, hizo que “El sueño de Galo” junto a “La cofradía de las nubes” fueran los últimos. Mejor cierre no se podía tener, ya que ambos temas son soberbiamente admirables.

Luego de la increíble tensión generada por la guitarra de Pablo (La Perla) seguiría el turno de la única dama de la noche:Jansun . Esta vez sentada (la anterior vez había sido la única en tocar parada) largó con sus cataratas de canciones tiernas; también había empezado a jugar con su guitarra, hasta por momentos el juego se convertía en una violenta reacción contra las cuerdas, sacando los sonidos más secantes de ellas.

Juana (Jansun) no incluyó covers en su repertorio, pero tocó dos temas que sus respectivas letras eran poemas escritos por amigos, “La próxima vez decí” y “Sombra azul”.

Su voz dulce se mantenía igual en varias de sus canciones, de un momento a otro cambiaba como en “El peso de tu cuerpo” o “Estrella fugaz” donde también cambiaba el golpe sobre las cuerdas y pasaba a ser más cálido y tranquilo el ambiente; en forma progresiva sucede “Me levanto” para que en “Umita” y en “Vo’ así o asó” cante con su sonrisa grande que endulzaba el aire.

Podíamos mirar el reloj y darnos cuenta cuan rápido había pasado el tiempo, tal vez porque las canciones nos terminaban pareciendo cortas, pero, al contrario, no lo eran. Tras Jansun, sin hacernos esperar mucho (al igual que en la anterior posta ) Sietecielos agarraría el timón, es decir la guitarra de Pablo y arrancaría con la unión de un par de covers que dejarían plasmado a más de uno, por la variedad de estos: “Gualicho” de los redondos, “Al atardecer” de Los Piojos y “Seguir viviendo sin tu amor” de Spinetta.

El primer tema de su autoría de la noche se lo dedicaría a una bebida que parece que admira mucho: “Fernet” enganchada con “How soon is now” de The Smiths. En eso de seguir tocando temas de otros, le tocó el turno a un tema que es de él pero que a la vez toca con su banda (la banda se llama Polainas) “Profugos de la luz” también enganchado con otro cover, en este caso de el mejor de zona sur (según sus palabras) “Porque yo te amo” del Sandro de América. “Número dos en tu lista” de los Cadillacs, “Boy’s don’t cry” de The Cure y “Mi chica peruana” de Sancamaleón fueron los últimos dentro del enorme abanico de temas no propios que traslució con sus increíbles gritos.

“Sobre cenizas”, “Floto”, “Bleue” e “Interferencia” los temas propios mezclados con ese olor a fernet. Punto y aparte para la explicación de “Cuarentaydoshoras” donde la chica a la que el tema fue dedicado ya no se encontraba entre sus brazos sin dormir, escuchando a drexler cantar.

Leandro (Sietecielos) canta sin esa voz desgarrada de los tipos a los que las mujeres los dejan por otros con menos barba, pero canta con esos gritos inmaculados sobre el cielo que en el lugar hicieron desconectar el micrófono para que los vecinos no se quejasen. Leandro emite esos gritos inmaculados en el cielo que todavía no funcionan como conjuros para que ella vuelva.

Aplausos, agradecimientos, saludos. Y un chico del público que pide prestada la guitarra, con sus rulos, su traje blanco y otro cover de Bochatón “Siempre Acampa” para cerrar cantando, sonrientes, entre desconocidos amigos y conocidos ajenos.

En síntesis: un personaje vergonzosamente precioso (léase en una relación chistonta con su nombre) con excéntricos coros y falsetes que en un par de años serán tarareados por mucha gente, todavía junto a la fiel cómplice risa de sus amigos; una señorita frente a un micrófono que canta esos poemas tiernos que varios somos incapaces de escribir, dibujando pinturas con su música, pagar el gas salvar al mundo; ; y un desgarrado amigo del alcohol por culpa de las mujeres que hace algún que otro cover de Sandro, de Spinetta, de Sancamaleón y los Redondos intercalados entre sus temas; tres personas interesantes, tres personas que en un par de años van a ser saludadas y abrazadas con más intensidad, tres que se pararon ante un micrófono y en soledad hicieron felices a unos cuantos; cómo cantaba el chico con traje blanco de rulos: aleeegriiiiaaa…