El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
LAS PELOTAS
17/05/2008 - Capitan Blue XL

Por: Facundo Miño (Para Recis! desde Cordoba) - facundo@recis.com.ar

Como Se Curan Las Heridas



La máquina sonora que representa LAS PELOTAS sobre el escenario está intacta. Las casi dos horas de show que brindó el sábado pasado en un Capitan Blue XL atestado, hasta el límite de lo soportable, así lo atestiguan. Sin embargo, la ausencia de una de las dos figuras estelares que tuvo la banda hasta hace un mes, es notoria y evidente. El reacomodamiento de los instrumentos arriba del escenario no alcanza para paliar el faltante.
Con la salida de Alejandro Sokol el grupo ganó en fidelidad a la hora de ejecutar sus canciones pero perdió presencia escénica, sentido del riesgo y capacidad de sorpresa. La conjunción armónica de esos elementos en teoría contradictorios (el andar anárquico de Sokol y la perfecta interpretación instrumental del resto) fueron durante muchos años uno de los grandes pilares en los que se construyó la mística pelotera.

Antes de iniciarse el show la gente se abarrotó cerca del escenario para ver ese primer test al que se sometía la banda. El playlist comenzó con “Basta”, “Desaparecido” y “La Mirada Del Amo” en continuado, casi sin dar espacio a los aplausos respetuosos que siguieron a cada canción. Luego de un segmento reggae que contó con Bam Bam Miranda (músico de La Mona Jiménez) como percusionista invitado, llegaron por fin las primeras palabras desde el escenario cuando Daffunchio enfatizó el tono para indicar "no hace falta decir lo felices que estamos de estar acá y de que estén ustedes". El público festejó la declaración aunque nunca logró encenderse de manera definitiva. Ni siquiera la arrolladora sucesión de “Esperando el milagro”, “Shine” y “Cuando podrás amar” desataron la fiesta pelotera habitual. En los bises, cuando los clásicos de Sumo se hicieron presentes a través de “Que Me Pisen” y “El Ojo Blindado” pareció que el grito del público recrudecía pero fue apenas un espejismo. El ánimo no daba para tanto.

Una de las atracciones centrales de Las Pelotas ya no participa de las fiestas. Se llevó con él su particular manera de relacionarse con el público, su enorme magnetismo sobre las tablas y un puñado de canciones vitales que también faltaron a la cita del fin de semana. La calidad en las fidelísimas versiones no logra soslayar esa enorme mochila que el grupo deberá cargar por un tiempo prolongado para curar sus heridas.