El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
COIFFEUR - JAVI PUNGA
04/07/2008 - Bs As Club

Por: Cecilia Testa - cecilia@recis.com.ar

Qué fea estaba la noche de viernes al llegar al Buenos Aires Club. Cuánta niebla, cuánta humedad, qué ganas de estar en casa mirando una película, lejos de las bufandas y los tapados y los paraguas. Sin embargo, la propuesta (muy "estamos felices", sí sí) sonaba tentadora, así que nos aventuramos.

El Buenos Aires Club ya es un lugar conocido, sobre todo si toca Coiffeur. Viajar hasta allá, entrar y elegir una mesita de madera entre las tantas opciones, es saber que algo cálido va a ocurrir, algo tranquilo, lejos de los gritos al cantar y de los pogos del sur. Parecía una buena opción de viernes.

Así, los primeros acordes en el escenario estuvieron a cargo de JAVI PUNGA y su banda, unos muchachos que bailaban al ritmo de la música. Estuvo bien, estuvo feliz, simpático y hasta gracioso, con algunas letras bastante gráficas, que cuentan algunas historias sobre chicas y cervezas y manzanas deliciosas. Me gusta creer que Javi Punga las vivió todas, me gusta pensar que sus letras son, en realidad, pedacitos de vida, y así agregarle aún más ternura a sus presentaciones. Como antítesis de estas características del músico, una corista que parecía traida de los ´80 – con brillos en un vestido corto y peinado despeinado – agregó su voz en un par de temas e hipnotizó a más de uno.

Porque claro, me olvidé de mencionar que Javi Punga es amor. En sus canciones comunica simplemente eso, te lleva a distintos momentos, tardes de mate en alguna plaza lejos del ruido, todo de colores brillantes, positivo y feliz. Ni siquiera algún que otro problema técnico (como el bajo de tres cuerdas, ¡qué innovador!) pudo arruinar una presentación que fluía así, como bajando por un tobogán enorme, con el viento en la cara y la sonrisa gigante.

Pero como todo viaje en tobogán, tenía que llegar a su fin. Y tocó esperar a COIFFEUR, mientras en el escenario desarmaban algunas cosas, armaban otras, se paseaban figuritas conocidas, algún Juan Stewart o un Mansa, quizá. Coiffeur llegaba con banda, una buena noticia para los que ya estamos más que acostumbrados al formato guitarra de Primer corte y No es.

De todos modos, las primeras canciones lo encontraron a Coiffeur solo en el escenario, iluminado tan solo por una luz tenue, a veces roja, a veces azul... En sí no había nada nuevo, solo los "gritos" de un público para mí desconocido, que a fuerza de repetidos "bravo" y "gracias coiffeur" se ganó mi antipatía. Es que Coiffeur es para escuchar, sin arruinar ese clima tan íntimo; el público solo debería ser testigo de lo que pasa.

En fin, luego de algunas canciones a pura guitarra, se presentó la banda. Basta con decir que las canciones conocidas cambian por completo, suenan nuevas, como ráfagas de aire en esta espera por el nuevo disco. Si bien solo hubo dos o tres temas de lo que viene, todo sonaba renovado, y ese cambio generaba una energía distinta en el lugar. El mejor momento de la noche fue, sin duda, "Al oído" y "De vos conmigo", juntas, sin respiro, guitarras y sonidos y un contrabajo y una batería y tanta fuerza, Coiffeur cantando, como deseando que esas letras lleguen aún más lejos. Misión cumplida.

Y así, después de irse y volver y cantar algunas canciones más, entre aplausos y gritos y sonrisas y luces de colores, Coiffeur agradeció a todos y salió del escenario, dejando, al menos en mí, una sensación de alegría ya conocida. Sí, quizá sea hora de esperar un poco, no quiero caer en terreno demasiado conocido, sino esperar que Coiffeur se siga renovando, que siga experimentando. Acá hay un público que espera con ansias el cambio completo.