El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
MUSIC IS MY GIRLFRIEND #05 - 03
18/10/2008 - Unione E Benevolenza

Por: Maria de la Paz Spera - paz@recis.com.ar

El sábado 18 de octubre, día sin medianoche de acuerdo a lo establecido por la presidencia, fue la tercer noche del Music Is My Girlfriend, la cual fue testigo de un grupo de relojes esquizofrénicos que saltaron de las 23:59 a las 01.00 sin que sus dueños se inmutaran. La noche empezaría con la presentación del one man band, el francés King Automatic, para luego destaparse con una dosis doble de rockabilly con Los Primitivos y The Broken Toys. Mientras tanto, parejas, amigos, y algún que otro solitario esperaban en la puerta de Unione e Benevolenza. Los más arriesgados entablaban sus conversaciones debajo del cordón, en una calle Perón vacía que cada tanto recorría un taxi sin pasajeros. Y luego que esa hora perdida por los husos horarios desapareciera por completo, la puerta se abrió, dejando así que la masa humana dispersa se fuera acomodando en una fila.

Con dos discos en su haber, Automatic Ray (2006) y I Walk My Murderous Intentions Home (2007), KING AUTOMATIC dejó una memorable primera presentación en las tierras porteñas. Austero a la hora de las palabras, con unos agradecimientos en inglés entre canción y canción, el hombre-banda tocó rodeado de instrumentos, amplificadores, una guitarra, una armónica y una farfisa que combinaba en un continuo movimiento de notas y una medida quietud corporal.

“Napoli Ribbons”, “Coffee and speed” y “Artscholl Girl” pasaron en un set corto de doce canciones que venían con el apuro de la hora perdida. Entre el público, mujeres de cabellos abombados y corsets se paseaban junto a hombre de sombrero y jopos de gomina. Con cerveza sin baile, King Automatic dejó el escenario con un “muchas gracias” de tintes europeos.

Argentinos hasta caer muertos, LOS PRIMITIVOS continuaron la música, incitando a que los pies se sacudieran y las polleras danzaran por los aires en un típico baile de rock n roll. Mariano “Phonzy” Auday (contrabajo y voz), Leandro “Animal Lee” Urso (batería) y Andrés “Uru.cat” Soler, (guitarra) abrieron con “Rockeando la cacciola” y “Bien y mal”. Con Animal Lee parado golpeando la batería, Phonzy girando el contrabajo y Uru.Cat junto a su cigarrillo congelado sobre los labios, el rockabilly salía con naturalidad y fluidez. A las canciones conocidas también se le sumó un tema a estrenar, “Nacido para perder”, de su nuevo disco, continuación de Hasta Que Caigan Muertos.

Sin que las camisas desaparecieran completamente, Los Primitivos hicieron con su salvajismo un recital movido, plagado de la instintiva musicalidad que suelen dejar sobre el escenario. “Whiskey En El Tren” y “Rockeando Sin Tu Amor” pasaron casi al final, y cerrando “No Me Digas No”, con sus coros a viva voz de los presentes.

“Me acaban de decir que no tenemos tiempo, así que acérquense, bailen y gasten energía ya” decía Mc Fly (voz y guitarra rítmica) arrancando el set breve y compacto de los rosarinos THE BROKEN TOYS. Acompañado por Ariel Vercesi (guitarra y coros), Sebastián Delfino (contrabajo y coros), Dr. Papa (batería), Andrés Barle (saxo tenor) y Alejandro Mc Hiuker (saxo tenor y trompeta), Mc Fly encabezó un repaso de su último disco, Del Lado Equivocado.

Corriendo contra un reloj que ya se acercaba a las cuatro de la mañana, The Broken Toys hizo sonar canciones con vientos más que destacables, entre las cuales se pueden remarcar “En La Oscuridad”, “Perro De La Noche” y “El Demonio Está Dentro De Mí”. Con un dejo de nostalgia, “¿Qué Quieres De Mí?” y “Así No Puedo Salir” recordaron las épocas de su primer disco, Noches & Pecados .

“A ver cómo bailan el último tema”, se despedía Mc Fly. Y “Bad Lucy” sacudió los últimos pasos de las parejas, terminando definitivamente el sábado sin medianoche con el coro desgarrador de uno de los presentes.