El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
GOLDFINGER - REEL BIG FISH
01/11/2008 - El Teatro (Flores)

Por: Cristian Villalba - cristian@recis.com.ar

El 2008 sin dudas se presenta como uno de los años con más visitas internacionales del corriente decenio. Ya no es el 1 a 1 de los 90’s, sin embargo las bandas del hemisferio norte siguen bajando a las tierras del sur. El anteúltimo mes del año comenzó y dos agrupaciones provenientes de California pisaron el país por primera vez. Se trataron de Goldfinger y Reel Big Fish, quienes colmaron El Teatro, a pesar de las innumerables visitas que vinieron en los días previos.

Pasadas las 18, y mientras Reel Big Fish probaba sonido las inmediaciones del lugar se iba poblando de púberes amantes del ska punk y de viejos seguidores del estilo que veían cumplido el sueño de ver a dos de los principales referentes a nivel mundial, cerca de sus casas.

La velada comenzó con el crédito local NINE LIVES, quienes pasadas las 19 salieron a escena presentando temas de su último trabajo, recientemente editado, Hablar al Pedo, con algunos inconvenientes sonoros debido a no haber probado sonido previamente. Con el paso de las canciones este fue mejorando logrando una buena actuación ante un público que se iba acercando. Como momento destacado se puede mencionar el cover de NOFX “Dinosaurs Will Die”, el cual logro movilizar a más de uno, mostrando lo que sería el resto de la noche.

Marcaban las 20 y la fiesta ska punk comenzaba. De la mano de “Trendy” los californianos de REEL BIG FISH debutaban en la Argentina, y no hubo respiro en la próxima hora. Uno tras otros los temas se iban sucediendo, dejando pocos baches para algún saludo o un thank you. El pogo frente al escenario era demoledor, una muestra de energía poco habitual. Ninguna balada, ni largos fraseos, tan sólo ska punk, de la mano de un Aaron Barrett muy entusiasta que se paseaba de una punta a la otra del escenario dando patadas al aire, saltando o bailando. Unos veinte temas, entre los que se incluyeron “The Set up”, “Sell Out”, “Beer”, una corta versión de “Enter Sandman” y el hit ajeno “Take Me Out”, para el final redondeando una muy satisfactoria actuación de Reel Big Fish. Luego del cover de A-ha se cerró el telón dejando al público exhausto pero más que alegres. Una larga pausa de casi 40 minutos antecedió al número de cierre. Era necesario recuperar fuerzas después de una hora de pura adrenalina.

Luego de una intro GOLDFINGER arremetía con una seguidilla demoledora, “Spokesman” y “Counting the days” para dejar sin aliento a más de uno. A diferencia de sus compatriotas lo de Goldfinger fue un show con mucha más interacción con la concurrencia. John Feldmann tiene aprendido de memoria el manual del buen frontman y lo implemento sin más, ganándose al público desde el minuto cero. Muchas palabras de agradecimiento, muchas juegos para que canten tal o cual parte de un tema, coreen una sílaba, entre demás cuestiones. Incluso se tiro al mosh mientras interpretaban “Open Your Eyes”, volviendo rápidamente a la seguridad del escenario. También hubo tiempo para que varios chicos subieran a escena para tener sus 15 segundos de fama durante “Mable” y para que Darrin Pfeiffer (batería) protagonizará uno de los hechos más bizarros de la noche (si no el más) cuando utilizo como vaso una zapatilla que llego volando desde el campo haciendo fondo blanco con una cerveza; todo indica que fue una Corona. Y así durante una hora y media Goldfinger hizo bailar a un Teatro a pleno, que disfruto de uno de los mejores shows en cuanto a hardcore punk se refiere del año.

Fotos: Cristian Villalba




Mail del fotografo: cristian@recis.com.ar