El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
FESTIVAL GRIEGO ROCK
04/12/2008 - Teatro Griego, Cordoba

Por: Facundo Miño (Para Recis! desde Córdoba) - facundo@recis.com.ar

Lo que pudo ser y lo que fue



Parecía factible. Sonaba alcanzable. Había antecedentes en este 2008 que alentaban la realización de un festival de dos días de duración con 25 bandas locales en un lugar emblemático. El necesario punto de partida para que el rock de Córdoba empiece a crecer en serio y de muestras de vitalidad sin recurrir a artistas foráneos para convocar al esquivo público de la ciudad. La apuesta era alta pero sobraba optimismo y ganas de lograrlo. Terminó siendo un evento pequeño que quedó mocho a mitad de camino. Culminó en forma abrupta, con una de las fechas cancelada, demasiado cerca del papelón.

¿Cómo se llegó a semejante desenlace? Una serie de factores conectados de manera aleatoria desencadenaron un resultado final que está muy lejos de los objetivos planteados y que suma una mancha más a la agobiada escena cordobesa.
Originalmente previsto para el fin de semana del 29 y 30 de noviembre pasado, el Griego Rock sufrió una repentina reprogramación por razones climáticas. La intensa lluvia del viernes 28 y el pronóstico desalentador para los días subsiguientes originaron la acertada decisión de cambiar la fecha estipulada. Pero en la elección posterior se produjo el primer gran error: jueves y viernes son días laborales y de estudio para la enorme mayoría del público que acude a recitales. Se mantuvo la grilla y horarios y se pretendió contar con el apoyo de la gente en las mismas condiciones que el fin de semana anterior. Nada de eso ocurrió.

La convocatoria del jueves fue absolutamente exigua. Sobre las 19 horas los asistentes apenas superaban el centenar mientras las agrupaciones sonaban sobre el escenario cuando el sol todavía golpeaba con fuerza. A las 22 el total no superaba las 250 personas. En su mayoría correspondían a colegas que tocaron antes o lo harían después, a periodistas y familiares de los músicos involucrados. Para rematar el cuadro, una funcionaria municipal amenazaba con decomisar la mercadería de la barra porque la venta de alcohol está prohibida en los espectáculos públicos cuando hay menores de edad. Los menores en cuestión eran niños que no superaban los 8 años y no estaban bebiendo cerveza.

Desde el escenario un improvisado segundo presentador (el primero había tenido un par de actos bochornosos como ningunear a uno de los grupos participantes asegurando que vendrían luego bandas con mayor trayectoria) se quejaba de la falta de apoyo hacia el rock cordobés sin comprender que el jueves no es un día de recitales en la cultura local. Dejaba fuera de su análisis la enorme competencia en cuanto a oferta musical que tendría lugar los días siguientes. Además del huracán que representaba la llegada de Los Fabulosos Cadillacs tras seis años de espera; entre viernes y sábado podría contarse la visita de Karamelo Santo, Cabezones, Dos Minutos, Nonpalidece, Kameleba, dos festivales más y dos fiestas temáticas convocantes. Si el fin de semana previo (en el que originalmente se haría el Griego Rock), la oferta era casi nula y las posibilidades de convocatoria crecían, en éste la competencia era feroz y la idea de hacerlo un jueves no resultó para nada adecuada más allá de la arenga del presentador en cuestión. Un error de cálculo que resultó fatal.

El viernes 5 se difundió una carta abierta del organizador en el que se informaba la definitiva cancelación del festival por la escasa convocatoria del primer día que hacía prácticamente imposible la cobertura total de gastos. Una salida lógica aunque lamentable del entuerto originado por errores propios de la producción sumados a factores climáticos y a una desmesurada oferta cultural en la que sólo terminaron bien parados los Cadillacs.

En lo estrictamente artístico se puede rescatar el grunge tardío de los prometedores Alunacy, la potencia de Eruca Sativa con muchachas al frente y el desenfado de Barro para arrancar aplausos a pura distorsión instrumental. El Griego Rock sirvió también para confirmar los frondosos elogios que recibe con frecuencia Es lo que hay con su jam session jazzera de contagiosa y elegante ejecución y las performances de Sur Oculto (un trío de teclado bajo y batería que podría compartir escenario con Malosetti o con Pantera). Sin dudas Cartelera Ska es la agrupación más popular de Córdoba aunque esté lejos de ser masiva: su peculiar mezcla de ska, cuarteto, cumbia y reggae fluye de manera natural, fresca, para nada forzosa. Quienes los siguen en vivo pueden confirmar que gran parte de su público no es del palo y suele frecuentar bailes de cuarteto.
De cualquier modo, estas impresiones sobre lo ocurrido el jueves no debieran ocultar que el evento quedó incompleto y dejó un saldo abiertamente negativo.