El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
MODNICKS - ÍNFIMO
05/06/2009 - Makena Cantina Club

Por: Gonzalo Nogueira - gonzalo@recis.com.ar

Llegamos a la puerta de Makena para ver a Los Modniks e Ínfimo a las 11 de la noche en punto. Según el flyer de la fecha, ese sería el horario “súper puntual” en que empezarían las bandas, pero personal del lugar nos indicó que todo se había retrasado y que podríamos ingresar recién a la medianoche. Pequeño cambio de planes: dedicamos ese tiempo muerto a tomar unas cervezas en un par de bares accesibles y volvimos más tarde.

Entramos mientras ÍNFIMO se preparaba para empezar el show. El teclado adornaba la espera con su prueba de volúmenes mientras se afinaban las cuerdas y armaba la batería; faltaban pocos minutos para que comience la primera de las bandas. Las luces rosas hacían fosforecer el atuendo de los músicos.

Al igual que la semana anterior en el Teatro Verdi, el primer tema del set fue una zapada surf. Luego le siguieron temas propios de la banda como "La aldea de Suhaxaya", "Enteros de eternidad", "En los días del tiempo", "Tangorgánico", "No money" (compuesto por el bajista y uno de los más celebrados) intercalados con algunos covers, como "Crystal ship" de los Doors, "And more again" de Love y "Lucifer Sam" de Pink Floyd, con agradecimiento y reconocimiento a Syd Barrett incluido.

El sonido de la banda es cada día mejor. Se destacó la guitarra, no sólo por su alto volumen sino por estar a la altura a la hora de defender ese protagonismo repentino otorgado por el sonidista. Algo que particularmente me resulta muy disfrutable en los shows de Ínfimo es la conexión entre los músicos y la gestualidad de cada uno. Luego de 40 minutos de música para viajar, se bajaron del escenario para darle pista a los anfitriones de la velada.

Los cuatro MODNIKS en penumbras. Empieza a sonar "El farmacéutico" y es notorio que las luces cambiaron. Un flash violento fragmenta los movimientos de los protagonistas: la escena parece un videoclip. Estos músicos son mucho más inquietos que los anteriores. Kay, voz y bajo, es un rockero. Matías, encargado de las teclas (un Farfisa del '68), los coros y algunas cuerdas, acompaña como segundo frontman. Completan la formación Hernán Rocha en primera guitarra y Lea Martínez en batería.

Los temas pasaban dejando melodías impregnadas, independizando a los pies del resto del cuerpo, para que sigan marcando el ritmo aunque uno quisiera detenerlos. Sonaron "El vampiro Jones", "Ciudad del cáncer" y "Acaríciame" empalmada con "Miserlou" de Dick Dale (tema de la película Pulp Fiction); también "No puedo controlarme", "Conecta" y "Vestido de plumas", entre otros. Fueron aproximadamente 40 minutos de un show intenso que no solo dejó el sabor de las composiciones sino que fue también una demostración de energía constante. El cierre fue con "Ticket para trasnochar", Fede Romera como guitarrista invitado y Kay entregando lo último, ahora, sin el bajo.

Los Modniks son una banda con un beat hermoso que se queda con vos cuando termina el recital. El show terminó y, después de una hora de compartir algunas bebidas, la gente del lugar nos invitó a abandonar el recinto. Salimos a la calle tarareando partecitas de los repertorios escuchados. Algunos se irían a dormir y otros a continuar la noche en algún bar cercano.

Fotos: Gonzalo Nogueira



Mail del fotografo: gonzalo@recis.com.ar