El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
MIMI MAURA
11/06/2009 - Niceto Club

Por: Gonzalo Nogueira - gonzalo@recis.com.ar

A las nueve de la noche, la calle Niceto Vega cobijaba una larga fila de gente ansiosa por ver el último show del año (programó dos en Club Niceto y el primero fue la semana pasada) de Mimi Maura. Desde el arco detector de metales de la puerta, un bajo de reggae invitaba a entrar a un recinto colmado de personas que, al encontrarse de frente con la banda, quedaban completamente encantadas; no sólo por la calidad de músicos que albergaba el escenario sino por esa pieza fundamental e impactante: la vocalista.

Midnerely tiene cuerdas vocales de azúcar. Se mueve serpenteante y mira a los ojos, no hay manera de sacarle la vista de encima. Está completamente presente, genera vínculos, hipnotiza. A su izquierda, Sergio Rotman, músico, compositor, esposo, cofundador del grupo y agitador nato, acompaña enérgicamente, unas veces en guitarra, otras en saxo. El resto de la banda son también grandes músicos: Maneco Sáez en la otra guitarra y coros, Dante Clementino en teclados, Fernando Ricciardi en batería y percusión, Abel Clementino en bajo y Daniel Lozano en trompeta y trombón.

La lista de temas incluyó varios del último disco de estudio "Mirando la lluvia caer". Además del que le da nombre a este álbum, sonaron "El día de mi suerte" de Héctor Lavoe, "Lonely days" y "My last love", entre otros. No faltaron tampoco los clásicos como "Yo no lloro más" y "Dance crasher", ya que la banda hizo un repaso de todos sus trabajos discográficos y hasta hubo un cover de Marley, “Concrete jungle”.

El tiempo no tuvo protagonismo alguno durante la velada porque todo fluía mágicamente, pero cuando los músicos se despidieron y desaparecieron del escenario repentinamente, los presentes se quedaron con gusto a poco. No podía terminar de esa manera, era como despertarse de un sueño en la mejor parte, cuando la noche todavía es espesa. Minutos después tres percusionistas volvieron a las tablas y, mientras tocaban sus tambores, apareció Mimi, silueteada por las luces, bailando. ¡A esto aún le quedaba un rato!

La alegría de la banda se multiplicaba en aplausos entre los espectadores. Todas las manos de izquierda a derecha y de derecha a izquierda en un tema, todas las voces juntas en otro. Las sonrisas y los ojos bien abiertos se proyectaban en la cara de Mimi que bailoteaba por todo el escenario. Era un círculo perfecto, un ritual entre el público y los artistas.

Así se terminó el recital de esta banda que endulza los desamores con melodías de nostalgia alegre. Niceto comenzó a vaciarse en calma; seis meses sin shows de Mimi Maura parecen demasiados.

Fotos: Noelia Navaro



Mail del fotografo: cronicas@recis.com.ar