El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
MASSACRE
06/09/2009 - LUNA PARK

Por: Fernando Stefanelli - fernando@recis.com.ar

Corría el año 2002 y luego de mucho tiempo de escuchar otro tipo de música y de tener como recuerdo de Massacre alguna que otra aparición radial y las notas que salían en las Madhouse, por alguna razón decidimos con mi hermano más chico ir al A.N.I.M.A.L Fest a verlos. Ese mismo año reincidimos en ocasión en una de las fechas “especiales” (tengamos esto en cuenta) que se hacían en el “Auditorio Sol Lucet” de las calle Humberto Primo (ahí donde se hacían los Bs. As Stomp, pre Cromañon) y para dos chicos de Longchamps fue una suerte de shock cultural: ferias de discos y remeras, comida vegetariana, y un ambiente que inmediatamente abrazamos. Fue la puerta de entrada para años de recitales under de todo tipo y color. En esas épocas si tocaban diez veces por año era mucho, por lo cual esas 400 – 500 personas siempre estábamos ahí. Eventos de Skate, Speed King, El Dorado, La Sociedad Italiana de Morón, algún Niceto y no mucho más sacando alguna escapada por el conurbano.

La prensa especializada hablaba bien de Massacre, pero siempre era un cuadradito perdido en las revistas o la nota ocasional en Rock & Pop. Entra Charly a la formación y por esos tiempos se empieza a dar que nuevas bandas como Carajo, Cabezones o Catupecu Machu comienzan a hablar de, hacer covers y/o invitarlos a sus shows. Salía 12 Nuevas Patologías y los recitales comenzaban a pasar a lugares como el Teatro o La Trastienda. A fines de ese 2003, en el primer Quilmes Rock, un set de casi media hora mostraba que la banda cuya remera llevaba a la facultad y todo el mundo me preguntaba que era abría la fecha punk.

La eterna banda de culto firma con un sello y luego de su más reciente disco ya son habitúes de los grandes festivales, tocan solos en Obras y en este 2009 esa misma fecha especial de hace siete años, ahora es en el Luna Park. Todo esto podrá parecer irrelevante para muchos de los que lo lean, pero (y eso espero) supongo que varios también tendrán historias similares… esta fecha era especial para muchísimos de los que estuvimos ahí por motivos como los que se acaban de exponer.

Un escenario decorado como un viejo circo, colocado sobre una de las plateas del Luna, bajo, esperaba que la gente (mucha, pero bien, estabas cómodo en el campo) terminara de ingresar. Se apagan las luces y con “Diferentes Maneras” se larga una descarga de 31! (si, 31) temas que si bien incluyó casi todo El Mamut (solo faltó “Maggie May”), como podía esperarse de un show tan largo, tuvo de todo. Clásicos infaltables como “Nuevo Día”, “3 Paredes” o “Mi Mami No Lo Hará”, oldies tipo “Violence”,“Try To Hide” o “From Your Lips” como así también perlas rescatadas del olvido tales como “Sembrar, Sembrar”, “Ana”, “Road Of…” o “Ella Me Sigue” sonaron a lo largo de la velada. De todo y para todos los gustos (aunque este cronista se pone la camiseta y hubiese pretendido también “1984” y “Rio Siempre”, pero bueno…).

El marco era excelente, no así el sonido al principio (dice la leyenda que es difícil sonar bien en este estadio), pero la cosa fue mejorando con el correr de los temas y bastante antes del intervalo, la cosa se había normalizado. Los cinco Massacre más Daro Mondello en guitarra acústica, Mariano Castro en teclados y la Tori en coros hicieron lo suyo sin mayores contratiempos que un micrófono rebelde en un tema.

El acto intermedio que consistía en viejas publicidades yankees por demás bizarras se extinguía y se los vio volver, lookeados como en las fotos de la gráfica que inundó la ciudad en las pasadas semanas. Momento oscuro con ese temazo llamado “El Taxidermista” pegándose “Clavos y Globos” y de ahí en más la (larga) recta final dejó lugar para “La Orquídea Blanca” y una nueva demostración de lo grosso con la guitarra que es Pablo Mondello con ese solo, un par de Patologías y un cierre con “La Epidemia” y “Resurrección”. Obviamente hubo bises y “Plan B: Anhelo de Satisfacción” fue el broche de oro para una noche deluxe.

No hay mucho que se pueda seguir escribiendo sobre la banda y la buena forma que viene evidenciando desde hace un buen tiempo con esta formación. Solo queda decir que en cierta forma emociona verlos radiantes ahí arriba y escuchar a Walas decir “Hola, somos los Massacre. Un beso” con la misma naturalidad que lo hacía un buen tiempo atrás para doscientas personas tocando en el piso, un domingo en un boliche de Monte Grande… el marco cambia, pero la esencia sigue siendo la misma.

Fotos: Ivana Gorosito - http://ivanagorosito-photos.blogspot.com/