El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
MASSACRE
13/12/2009 - El Teatro Colegiales

Por: Fernando Stefanelli - fernando@recis.com.ar

El 2009 fue un gran año para los Massacre y el cierre en Capital venía con fecha doble, acompañados en cada una de ellas por bandas surf en el marco del Teatro de Colegiales.

Como hace algunos años, pero en un lugar unas cuatro veces más chico (y varias menos acogedor) como El Dorado, cada fecha proponía listas distintas, revisitando tres discos por vez. El sábado se escucharían canciones de Sol Lucet Omnibus, Aerial y 12 nuevas patologías, mientras que el domingo conformarían la lista únicamente temas provenientes de Galería desesperanza, Juguetes para olvidar y El mamut.

Los soportes fueron LOS KAHUNAS y THE TORMENTOS, ambos reconocidísimos exponentes del surf instrumental vernáculo (y con todo: Fenders, las camisas de bowling, tuxedos... to-do), un género que no es fácil para aquellos ajenos a él. Ambas agrupaciones hicieron los suyo por unos buenos cuarenta minutos, contando con el beneplácito de una audiencia que si bien estaba esperando ver a Massacre, supo disfrutar de algo distinto y los premió con los correspondientes aplausos.

La reciente y relativa masividad de MASSACRE ha impactado notablemente en su presupuesto para armar sus presentaciones. Si bien ni siquiera en épocas mucho más austeras este tema fue descuidado, ahora las luces y sobre todo el trabajo de las proyecciones son para destacar. Con la temática “Massacre Mind Control System”, las pantallas no paraban de disparar imágenes alusivas con el logo de la banda, lo cual si bien no es algo imprescindible a la hora de disfrutar de un recital, si resultaba un muy interesante complemento que a fin de cuentas suma para apreciar el todo de un espectáculo (ni hablemos de la aparición del simio astronauta a modo de intro).


Dicho todo lo anterior, solo resta centrarse en la parte más interesante: la musical. Para quien escribe ya se torna complicado explayarse acerca de la banda que más veces ha visto en vivo en su vida, por lo cual mejor es señalar los momentos más destacables de ambas jornadas:

- El arcón de los recuerdos: de él salieron “Madamme X”, ”Cae el muro”, “La respuesta es fácil”, “Río siempre” y “Laika se va” el sábado, y “Tan solo quería ser”, “El hombre normal”, “Ante el abismo” o “Dressed in black” el domingo, muchas temas que deberían hacer más habitualmente… aunque faltaron por ejemplo “El taxidermista”, “Cartas a mí” o “Papel floreado”.

- Ojo con el hijo de Flavio: Astor Cianciarulo fue invitado junto a su padre Flavio en ambas fechas. El sábado sacudió los parches en el cover de “Complete control” de The Clash y el domingo en “La reina de Marte”. Lo de este niño es impresionante: se la bancó ante mil personas y tocó perfecto como si nada. Flavio debe estar orgulloso.

- El lado progresivo de Massacre: luego de rendirse ante verdaderas joyas como lo son “Ambas estatuas” o “1984” uno fantasea con lo que podría llegar a ser si se decidieran a hacer un disco entero así. ¿Lo veremos alguna vez?

- ¿Alguien dijo clásicos?: Sin esfuerzo salen “Nuevo día”, “Plan B”, “Tres paredes”, “Mi mami no lo hará”, “La respuesta es fácil”, “A Jerry García”, con “Seguro es por mi culpa” y “Sofía” esperando envejecer un poco más para sacar la chapa.

- Walas y la gente: Escribir sobre el carisma y la particular relación del cantante con la gente ya es un lugar común, es cierto. Pero ¿a qué otro le tiran un muñeco vestido exactamente como él? No más preguntas, su señoría.

- Hay que saber cerrar: El decálogo de toda banda debería incluir la categoría “cómo cerrar un show”. Y la respuesta sería: “como debe ser, bien arriba y rompiendo todo”. Acá tuvimos dos ejemplos prácticos: las duplas “Armas” y “Violence”, y “Canción de las muñecas” y “Diferentes maneras” no admiten discusión alguna.


Seguramente algo se escapa, pero básicamente eso sumado a eso-otro-mismo-de-siempre fue lo que dejó una doble dosis massacrera que debería dejar a sus seguidores satisfechos, al menos hasta el próximo año.

Fotos: Fernando Stefanelli