El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
SUPERHÉROES - PLUG
10/06/2010 - Saints Bar

Por: Fernando Stefanelli - fernando@recis.com.ar

Una banda te paga $2 para que los vayas a ver. ¿Quiénes podrían haber sido? Sí, SUPERHÉROES. Los de Agronomía se presentaban en Saints Bar con esa consigna, en plan de presentar temas de su inminente nuevo disco doble llamado "Cesar Luis Menotti" y "Carlos Salvador Bilardo".

Poco después de las 21 se abrieron las puertas, obtuvimos nuestros $2 y un rato más tarde ya estaba sobre el escenario PLUG. Estos chicos son los ex Shudder, con excepción del bajista (“el gordo Rena”, un habitué de las giras de Superhéroes, y ex Malhechores) y siguen la línea que le recordaba a aquella banda la última vez que los vi en 2006, moviéndose entre el power pop y el rock alternativo. Mecharon un par de instrumentales de Guns n’ Roses, hicieron una lista de siete u ocho temas, incluido algún que otro tema de Cartas Cerradas, el disco que grabaron con Shudder, como “Aquí estoy”. Muy agradable show de esta banda que amenaza con grabar un disco; habrá que estar atentos a lo que pase con estos pibes.


Casi inmediatamente, salieron al escenario los anfitriones de la velada, ante un bar lleno que incluía a un cuarteto de jóvenes re locos (?) y pseudo punk (uno con cresta y todo) en primera fila y con un estado bastante “alegre” a cuestas: apenas entraron se afanaron los restos de una picada de otra mesa (!). Más tarde serían la vedette de la jornada, pero no nos adelantemos.


“El que está al lado del cantante de Los Piojos”, de su último disco, fue el primer tema, y de ahí en más la lista fue centrándose en su gran mayoría en canciones nuevas como “Lost”, “La convivencia”, “Tu jefe es más joven que vos”, “Primera cita”, “Bon Jovi”, “Chomba Legacy”, “Boludo” (bienvenido a saber que vos sos un boludo/te das cuenta hoy por esta canción rezaba el estribillo de este futuro hit) y otros. A primera escucha, los temas nuevos se notan más diversos musicalmente: se exploran un poco más los extremos y ahora hay partes más pesadas, algunos tienen un aire cuasi hard rock, y por otra parte hay varios con el sonido “clásico” power pop de los últimos tiempos. Incluso Chava está cantando distinto, más “gritado” en algunas canciones. En definitiva, con 23 temas en dos discos se nota que se han sacado las ganas de ir un poco más lejos de lo habitual. Veremos el resultado final en poco tiempo porque al parecer sólo falta mezclarlo y masterizarlo.


Todo venía más o menos dentro de lo normal en el show, hasta que los mencionados cuatro jovenzuelos tomaron protagonismo y Fernando (Sosa, guitarrista, también conocido como Pety) no pudo con su genio y tuvimos una suerte de flashback a los shows de las ya míticas giras playeras. Resulta que el más punk de todos (!), el de la cresta, en un momento quebró y se quedó dormido en una mesa, con las piernas apoyadas sobre el escenario. Sus compañeros lo notaron y comenzaron a vociferarle cosas a los músicos, a lo que Fernando respondió con un “déjenlo tranquilo, está en su mambo... está soñando con un mundo mejor, lleno de anarquía”. No conformes con esto, Verónica (eran tres pibes y una chica), a quien de aquí en adelante llamaremos Vero, no paró *en ningún momento* de pedir el tema “Estoy out”, algo tan molesto como las famosas vuvuzelas mundialistas. En un momento Fernando paró todo y dijo que si lo tocaban, Vero se tenía que ir. Lo tocaron y se amagó no seguir tocando hasta que se fuera… pero al final aflojaron y se vino el último tema, “Chico fatal”, con estos cuatro chicos y otro (Fede, uno que se pasó saltando como loco todo el show) arriba del escenario. Fueron cinco los intrusos sobre el escenario porque el que estaba durmiendo, vaya uno a saber por qué designio del destino, logró despertarse y volver a la vida, y sus amigos lo subieron.


Desopilante final para un muy buen show de una banda que siempre es garantía de momentos únicos e irrepetibles. Todo lo que el rock debería ser y olvidó en alguna parte del camino.

Fotos (no muy buenas pero es lo que hay): Fernando Stefanelli