El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
FLORENCIA RUIZ - MARCELO EZQUIAGA
30/07/2010 - Espacio Dada

Por: Fernando Stefanelli - fernando@recis.com.ar

Plaza Serrano, pleno Palermo. En un viernes que invitaba más a quedarse en casa con la estufa prendida que a andar por la calle, Marcelo Ezquiaga cerraba la primer parte de su ciclo “Un Buen Pescador” con la presencia estelar de Florencia Ruiz como invitada en espacio Dada.

El lugar del show era en el primer piso de un bar, en cuya planta baja los animadores de la velada cenaban mientras la gente se iba acercando. Pasadas las 22 hs las puertas del recinto donde se iba a hacer el show se abrieron y en el fondo se avistaba a la izquierda los teclados de Marcelo y a la derecha la guitarra, los pedales y el equipo de Florencia. El lugar era chico (entrarían cincuenta personas o tal vez un poco más), pero cómodo y bien ambientado, dando espacio a shows más bien íntimos (esto acotado a modo informativo, desde este espacio se ha cuasi militado en contra del preconcepto de que hacen falta mega producciones para garantizar la calidad de un espectáculo musical) .

Sorpresivamente, el anfitrión del ciclo fue quien tomó las tablas en primer lugar. MARCELO EZQUIAGA parece haber llegado a la etapa de madurez y, tal cual nos explicaba en esta nota que hicimos hace unos meses, está en plan solista en el sentido más literal posible. Más activo e inquieto que nunca, el ex Mi Tortuga Montreaux se está presentando solo él con su teclado, ayudado por alguna que otra programación y un sampler con el cual graba en vivo sonidos vocales que luego loopea y usa a modo de percusión. Si bien ella no lo inventó ni mucho menos, sirve de referencia citar a las presentaciones en vivo de Juana Molina para darse una idea de lo que este cronista acaba de tratar de explicar.


La lista del breve set se compuso de canciones de su último trabajo Un Buen Pescador, algunas canciones de Mi Tortuga Montreux y varios estrenos. Por ahí cuesta un poco acostumbrar el oído a estas versiones en comparación con sus contrapartes más “producidas” en los discos. Aun habiendo dicho esto, en cualquier caso, ante perlas como “Maniquí” o “La Conexión” uno no puede más que rendirse, aun si las hiciera a capella. El carisma y la onda de Ezquiaga hacen el resto. Por otra parte, algunas de las canciones nuevas suenan promisorias. El cierre fue una de ellas, “El Gaucho Vive y Muere en su Ley”, prometiendo retomar el ciclo en septiembre, seguramente ya con Vivo Pescador (el disco en vivo que grabó a fines de 2009 en el C.C.C) en las calles.

Minutos después, FLORENCIA RUIZ se levantó tímidamente de su lugar entre el público para subir al escenario, colgarse la guitarra y ya sentada en su silla, se las arregló para que no volará una mosca en el recinto por los siguientes cuarenta minutos.

Con banda, sin banda, en formato acústico, eléctrico, como sea, es claro que el talento de la cantautora del Oeste le permite adaptarse a una variedad de situaciones y salir airosa en todas y cada una de ellas. Los años de conservatorio se notan en su destreza con la guitarra, su distintiva voz y como la emplea en su performance hacen que no necesite de más nada para tener la atención de la audiencia. Es difícil describir su música, porque lo que suena no es nada raro ni nada nuevo: son canciones de guitarra (cuasi sin efectos) y voz, que en los discos o algún otro show se pueden llegar a “vestir” con pianos, cuerdas o percusión. Probablemente el “encanto” resida en eso: buenas canciones que se sostienen por si solas con recursos (en cierta forma) mínimos.


Con un disco al salir, se colaron varios estrenos entre las nueve o diez canciones que conformaron su actuación, sonando la última llegando a la madrugada del sábado.

Final para la primera etapa de un interesante ciclo en el cual además del dueño de casa se puede conocer a un buen número de los tantos solistas que andan dando vueltas por la escena under porteña. Quedan avisados para la segunda, que larga el viernes 10 de septiembre a la misma hora y en el mismo lugar.

Fotos: Fernando Stefanelli