El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
PENNYWISE
09/12/2010 - El Teatro de Flores

Por: Fernando Stefanelli - fernando@recis.com.ar

Bad Religion, Social Distortion, NOFX, Millencolin, No Use For A Name, The Ataris incluso All, casi todas habían venido. Con excepción de Descendents y Rancid, tal vez era esta banda la figurita que les faltaba ver en vivo a los cultores del punk rock californiano y aledaños por estas pampas. Ya sin Jin Lindberg, su cantante histórico, y con Zoli Teglas (ex Ignite) con la pesada tarea de reemplazarlo, finalmente los Pennywise pisaban suelo argentino.

La velada empezaba cerca de las 19 hs, con los rosarinos ASPHIX abriendo el fuego para un Teatro de Flores con una población que recién comenzaba a acrecentarse. Banda histórica de la escena hardcore melódico, tuvieron varios cambios de formación y parates. La encarnación actual ya no cuenta con Mauro su cantante de siempre y eso se siente, pero a decir verdad incluso con un sonido medio complicado respecto de las voces, se la bancaron más que decorosamente. Set corto, que incluyó temas de su inminente trabajo discográfico Kolder. Veremos si vuelven a afianzarse y recuperar el lugar que se habían ganado en buena ley todos estos años.

A pocos días de haberse presentado junto a la leyenda hxc straight edge Youth of Today en el Salón, los SUDARSHANA largaban su media hora y monedas con “Rompe el Control”. Con segunda guitarra invitada, tocaron un set corto centrado en su último trabajo La Rebelión del Corazón (“Mi Ángel”, “Sudarshana”, “Alimentando el Fuego”, “El Camino del Loto”, entre otras) y un par de clásicos como “La Llama Arde en mi” e “Invocando tu nombre”. Ya había más gente y agitados incesantemente por Emilio, la cosa tuvo más color. Corridos por el siempre escaso tiempo, solo alcanzó para los agradecimientos del caso, para enterarnos de que Javier estaba tocando con una costilla averiada (¿consecuencias del show de YOT?) y, con el telón a medio cerrar “La rebelión del corazón” coronó un buen show de Sudar.

Veteranos en esto de telonear a visitantes ilustres, los SHAILA eran el último acto soporte y se despacharon con un distendido set que incluyó un poco de todas las épocas y con cierta tendencia a lo más estridente: “Exarhia”, “A La Derecha de la Cruz”, ”Me voy a escapar”, “Dios Ha Muerto”, “Paralogismo en 6”, “Yo” o hasta un cover de Descendents son una muestra de ello. Como siempre, Joaquín estuvo bastante extrovertido, remarcando para la gente que no suele asistir a shows si no son internacionales (un interesante fenómeno, uno hubiese apostado que era todo público de Shaila, banda que ya ha llenado este tipo de recintos antes… pero si bien los había, ni por asomo eran mayoría), tratando de explicar que hay una escena de este tipo de bandas y que Asphix, Sudarshana y ellos eran solo algunas entre muchas otras. No sin antes destacar que Pennywise tocaba en su barrio, hicieron “Incendio Global” y se despidieron para dar paso a los de Hermosa Beach.

Diez minutos antes de las diez, la música de fondo cesaba, se apagaban las luces y al prenderse se veía el telón homenaje a Jason Thirsk (el bajista original que se suicidó en el ’96): “Every Single Day” sonaba y al toque un Teatro de Flores bien lleno se sacudía en consecuencia. El sonido si bien no era perfecto estaba más que bien, la gente al palo y ¿la banda?. A la altura de las circunstancias y más. El batero es un animal, el bajista le hace el aguante en las bases sin problemas, Fletcher y su guitarra son el corazón de la banda (actitud, explicaciones de los temas, pedidos reiterados de “circle pits” y diversos etcéteras) y Zoli, el que tenía que bailar con la más fea al tener que llenar los zapatos de Lindberg (la voz de SIEMPRE de PENNYWISE) sorprendió a más de un escéptico (quien escribe incluido). No porque se hubiese lookeado con la gorrita como Jim pero, hablando en serio, si bien nunca va a ser lo mismo hay que reconocer que en vivo casi ni se nota la diferencia. Y eso habla muy bien del ex Ignite.

La lista fue algo corta, solo 18 canciones distribuidas mayormente entre los discos Straight Ahead, About Time y Full Circle más algún que otro cover (“Astro Zombies” de Misfits y “Stand by me” de Ben E. King) y toques de tanto sus primeros como últimos discos (“Living For Today”, “Waiting”, “Fuck Authority” o “Something to Live For”). Una lista para que Zoli se aprenda y pueda salir de gira, digamos. De todas formas, corta y todo, rindió. Siempre alguno se queda con ganas de escuchar un par de sus favoritos personales (“One Voice”, “Land Of The Free?” o “My Own Way” me salen sin pensarlo demasiado), pero por otra parte el hecho de poder cantar con ellos a pocos metros clásicos/temazos como “Straight Ahead”, “Society”, “Living For Today” o "Same Old Story” hace que uno recién pueda ponerse tan meticuloso varias horas después del show.

Entre tanta adrenalina quedan como momentos destacados el “simpático” hurto (o perdida, según se pudo leer por ahí) de una zapatilla de Zoli cuando se tiro bien al medio de la gante durante “Fuck Authority” y, por supuesto, el corte de luz. Sí, porque se cortó la luz cuando estaban empezando “Nowhere Fast”. Y fue ahí cuando uno se da cuenta lo que son los años de ruta para una banda: sin amilanarse, primero repartieron cervezas a los pibes de las primeas filas y para terminar de remarla, cambiaron la lista de un golpe e hicieron, iluminados con fósforos, una versión a capella de “Stand By Me” ayudados por algo así como mil personas. Gran momento gran, y luego de que la energía eléctrica volviera al escenario, si “Nowhere Fast”, “Searching” y “Something to Live For” para una breve despedida que se sabía no era definitiva.

Faltaban dos cosas, el hit y el clásico cierre. Y así fue, una impresionante versión de “Alien” precedió a “Bro Hymn” el tema homenaje a Jason que jamás faltará en cualquier show de Pennywise, dotado de un coro apto para el sing along de las masas. Obviamente el entusiasta público local recogió el guante y acá se los dejamos para que cada uno juzgue por sí mismo:

El solo pensar en la imagen de ese escenario invadido le sigue sacando una sonrisa a este cronista aun casi una semana después del show.

Pennywise aprobó con creces su debut en Argentina, y si le creemos a Fletcher, no va a ser debut y despedida porque el guitarrista textualmente prometió volver todos los años. Esperemos que sea un hombre de palabra.

Fotos: Gimena Herrera - http://www.gimenaherrera.blogspot.com