El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
SUBLIME WITH ROME
11/05/2011 - Estadio Malvinas Argentinas

Por: Aylen Bertozzi - cronicas@recis.com.ar

Ya nos habíamos acostumbrado a la idea de quedarnos con las ganas de ver a Sublime en vivo. Claro, si tenemos en cuenta que el frontman Bradley Nowell murió de una sobredosis de heroína en 1996 y que si bien la banda tuvo su mayor auge luego de este trágico acontecimiento, era casi una utopía poder disfrutar de un show de los californianos.

Pero un día de verano, allá por febrero del corriente año, la sorpresa nos atacó a todos. El 11 de mayo de 2011 Sublime with Rome (en honor a su flamante cantante Rome Ramírez, junto a Eric Wilson y Bud Gaugh, que decidieron reunirse en 2009), pisarían suelo “argento” para tocar en Capital Federal, más precisamente en el Estadio Cubierto Malvinas Argentinas.

Aunque fue bastante controversial la vuelta al ruedo con un joven de 23 años al mando, en Argentina se vivió con mucha expectativa. Se acercó gente de todas las provincias al barrio de la Paternal para presenciar la primera visita de la banda a nuestras tierras, y que si bien no venían con ningún disco nuevo (solo un compilado llamado Icon que salió este mismo año), la esperanza de escuchar sus clásicos y algún que otro nuevo track, era suficiente para justificar el viaje. Eran las 20:30 hs aproximadamente, y los primeros sonidos y acordes característicos del reggae, más precisamente de la banda LEONCHALON, se hacían escuchar y ya el público comenzó a bailar y a emocionarse por lo que vendría a continuación. Luego de cuarenta minutos, la hora de SUBLIME WITH ROME había llegado. Tras gritos, silbidos y coros de sus temas, Eric, el único Sublime en subir al escenario (ya que Bud tras dar un parte de enfermo en su página oficial había anunciado que no formaría parte de la gira por Sudamérica), se hizo ver y la fiesta oficialmente comenzaba.

Y como no podía ser de otra manera arrancaron con los clásicos “Garden Groove” y “Don’t Push”, la gente se descontroló y hasta las lagrimas de algunos fieles fans pudieron ser vistas desde el escenario. Saltos, aplausos y canticos que decían “Olé Olé Olé, Sublime Sublime”, hicieron sentir más que cómodos a los chicos de Long Beach, y ellos respondían con mas temas como “Badfish”, “Wrong Way” y “STP”, hasta llegamos a escuchar un “Smells like Marijuana in here” por parte de Rome (“huele a marihuana acá”) para dar pie a que suenen los primeros acordes de “Smoke Two Joints” valga la redundancia el preámbulo.

Mucha gente se quejo del cambio, Sublime no sería Sublime sin Bradley Nowell, muchos eligieron no ir a verlos y no reconocer en Rome un excelente potencial... pero hay que confesar que Ramírez con su corta edad (pero no por ello poca experiencia), hizo justicia y supo llenar muy bien los enormes zapatos que se encontraban vacios desde hacía ya varios años, dejando al público con el corazón contento y la conciencia tranquila de saber que el día de mañana iban a poder decir “yo vi a Sublime”. Y eso es una sensación que no se borra y que se vive solo una vez.

Por ello para dejar a todos todavía más felices, luego de un intervalo de prácticamente segundos, volvieron a escena y hasta se animaron a preguntar qué tema querían escuchar. La respuesta fue fácil, todos los allí presentes corearon “Santeria”, hit que no solo los fans de Sublime conocen, si no cualquier amante de la música en general. Y "Santería" sonó, y con ello otro recital más de bandas internacionales que deciden hacer parada en Argentina se dio por concluido y aunque con gusto a poco tras una hora y media de música ininterrumpida el público salió satisfecho y eso nunca es un dato menor.

De esta forma, nos tomamos el atrevimiento de modificar el famoso dicho “Panza llena, corazón contento” y podemos decir “alma llena, corazón contento”, porque así nos retiramos del estadio luego de una impecable performance, acorde con el nombre de la banda. Simplemente… SUBLIME.

Fotos: Aylen Bertozzi y Melisa Formia