El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
CADENA PERPETUA
11/06/2011 - Estadio Malvinas Argentinas

Por: Norman Flores - norman@recis.com.ar

El sábado 11 tuvo su gran show una banda que, de una manera festejadamente progresiva, fue creciendo durante veinte años. La presentación de su última placa discográfica, Plaga, sirvió de excusa para animarse y avanzar un pasito más, un paso enorme que sirvió para que Cadena Perpetua se reafirme como una de las mejores bandas dentro de esa escena punk ampliada de la que forma parte.

Los invitados para abrir la noche fueron los chicos de SATAN DEALERS. Con una trayectoria de más de diez años, que en sus inicios empezaron cantando en inglés y en la actualidad supieron abrirse al castellano. Las guitarras crudas, veloces, la presencia del cantante Adrián Outeda, mítica voz del hardcore nacional de los ‘90, y con un set de casi cuarenta minutos con canciones en ambos idiomas, pudieron lograr que la espera se volviera algo agradable.

Una vez terminada la banda invitada, la ansiedad crecía y se hacía cada vez más notoria en el público que se empezaba a agolpar cerca del escenario; un público que consistía en su gran mayoría de jóvenes y alguna que otra familia de padres e hijos (algo hermoso, la verdad, eso de las generaciones y las bandas). Muchas remeras de Cadena y bandas nacionales (aunque las ramoneras se llevaban el primer lugar), y una remera de HIJOS que iba y venía impacientemente esperando por la banda de Vala, Edu y el Chino.

Pasadas las nueve y media, mientras los cánticos de aguante a la banda se hacían cada vez más intensos, el escenario a oscuras se mostró por primera vez en su totalidad. La propia escenografía fue la que entre gritos y flashes empezó a iluminar el lugar; la puesta en escena consistía en una pared sobre el escenario con diferentes cubos o cubículos por donde se empezaban a proyectar luces e imágenes. En dos de estos y a bastantes metros de altura, estaban con sus respectivos instrumentos Hernán, a la izquierda del público, y Eduardo, a la derecha. En el medio de ambos pero a nivel del escenario, la batería de Damián se encontraba todavía sin su músico. Mientras las luces del escenario iban tomando más protagonismo, este último se sentó y el público volvió a estallar.

Lo primero que sonó fue el bajo de Edu, dando comienzo a lo que fue el recital más importante de la banda. “Que no ladren”, tal vez el tema más punki del último disco, fue el primer tema de una lista hermosamente larguísima de cuarenta temas divididos en dos partes; en la primera se dedicaron a presentar exclusivamente Plaga, con sus temas en su correspondiente orden. Hay que aclarar que el trío, en esta primera parte, dejó de ser trío para tener la presencia constante del guitarrista de la banda Motorama, Sam.

Por eso de tocar las canciones en orden, el segundo tema fue “Delincuentes” y el tercero “Que mundo”, con la presencia en el escenario de Federico Pertusi, quién junto a Gabriel Otero formaron parte de la composición de los temas del disco. También en ese momento hizo la primera aparición de la noche la dupla Colombo – Tallarita en los vientos, dando ese aire que provoca que sea uno de los temas más festejados de Plaga.

En cuestión de segundos los invitados salieron del escenario, Vala y Edu bajaron de esa enorme pared y dieron comienzo a “El avestruz”. Así se sucedieron “Dueño de tu mente” y “Quema la idea”, en este último Juanchi Baleiron, productor del disco, tocó la guitarra acústica.

Junto con Juanchi, los vientos que volvieron a escena, y la aparición de Pablo Marketti en teclados, tocaron “Mutante”, tal vez, también otros de los más festejados, a pesar de tener ese nuevo sonido que tanto rechazo tonto genera en varios.

Otra vez, en cuestión de segundos los invitados, salvo el pianista, dejaron el escenario, y tocaron “Calavera no chilla”. Luego vendría el habitual cover que tiene cada disco de Cadena, en esta oportunidad fue “In The Crowd” (de The Jam).

“Relaciones peligrosas” es el corte de difusión, y en esta oportunidad lo tocaron junto a Gabriel Otero en una tercer guitarra. Arriba, en la pared, en los cubos donde habían empezado el recital el guitarrista y el bajista, había dos entes con movimientos bruscos y perdidos, teatralizando ser esa especia de gente adicta a lo que hace referencia la canción: el Clonazepán.

En los últimos tres temas también siguió el desfile de los invitados, Gabi y los vientos en “La trampa”, cantada por Edu. “No hay lugar” con Fede, y “Palido y oscuro” con Juanchi y Pablo, en ese comienzo lento y el posterior coro un tanto pegadizo.

La presentación del disco había terminado y más gente bajaba de las gradas para acercarse al escenario, tal vez sabiendo que había mucho más por venir. La segunda parte constó de esos temas que ya son históricos para los seguidores de la banda. “Malas costumbres” y “Buscando Salidas” pegada a “3 Historias” fueron el comienzo de la lista de casi treinta temas con el que repasaron los veinte años de Cadena. Esta vez y hasta el final de la noche Vala, Edu y el Chino fueron los únicos sobre el escenario.

La larga lista incluyó temas de todos sus discos. “No quiero flores”, una de las más festejadas, de su primer disco, del 95. “El sistema”, el mítico “Angel del pasado” y “La ignorancia”, del disco del 97: Buscando Salidas. “Como poder”, con uno de los riff más característico de la banda, “Por qué”, y “La reacción” fueron algunos de los muchos temas que tocaron de Largas Noches, tal vez el primer disco que marcó una diferencia en cuanto a convocatoria allá por el 2000.

Del 2003, del disco Malas Costumbres tocaron “Panorama”, “Desde el Infierno”, y “¿Te acordarás de mí?, en la que empezó cantando en soledad Hernán con el público. Y del disco anterior a Plaga, Demasiada Intimidad (2006), algunos de los temas fueron “Violencia”, “Algo Personal” y “No mires al cielo”.

“23-10-99” fue el único tema que tocaron fuera de la lista que habían practicado, porque según ellos, el tema hoy podía seguir en vigencia. “Vayan a laburar” fue la frase que vociferó Vala al terminar la canción.

En toda esta segunda parte, atrás de la banda, se proyectaban las imágenes del recital en vivo, especialmente del público. Recital que a la vez era transmitido en vivo por una radio. Los últimos tres temas fueron “Dispara”, manteniendo una intensidad muy admirable luego de más de dos horas de show, “Sigo acá” y “Si me ves”: “Si no hay solución, no voy a llorar, buscando salidas yo te puedo encontrar, así es más fácil vivir aunque nos vivan así, si me acompañas! ” , y la gente no paraba de gritar y de aplaudir feliz.

Se puede asegurar que durante todo el recital Cadena Perpetua supo demostrar gracias a una forma humilde y respetable con la que se dirige a su público en cada agradecimiento, y también entre ellos mismos con esas sonrisas cómplices de alguien que está donde quiere estar, porque es una de las bandas con mayor historia y mayor proyección dentro de la música nacional.

Fotos: Sofía Esteban