El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
LOQUERO
02/10/2004 - Cemento, CapFed

Por: Martin Debaser - cronicas@recis.com.ar

Loquero siempre está, aunque no lo veamos (y no hablo de algo supremo y celestial). Si bien este ha sido un año más propenso para la realización continua de conciertos, llevando bajo el brazo su esmerado "Black", los cuatro marplatenses a diferencia de su anterior show en Speed King, donde mostraron bastantes más canciones de este disco como nunca antes lo hayan hecho a lo largo de sus presentaciones, han vuelto a presentarlo pero de otra manera.

Ito (así es como lo conocemos), es la nueva incorporación de Loquero tras la deserción de Horacio Langlois, quien estuvo en la banda desde la aparición del placentero "Fantasy". Y tanto nos hemos acostumbrado a su particular forma de tocar y animar los conciertos, que, sorprendidos los presentes (algunos ya sabían) se preguntaban entre rostros impacientes: - ¿Y Horacio, que pasó? ¿Cómo se desenvolverá el nuevo miembro?

El último show del ahora ex-Loquero ha sido el pasado 28 de agosto en Speed King. A la banda parece no haberle causado demasiados inconvenientes en encontrar a un baterista en este caso, joven, más fresco y con ese tinte de desfachatez con el que se muestra hacia la audiencia, como si hubiera tocado hace años con la banda.

Por esta sencilla razón y los tiempos jugándole en contra, no han podido desplegar muchas mas canciones de "Black" que esperábamos. El efecto de su álbum ha dividido las aguas.

Chary alienta: ¿Quieren escuchar canciones de Black?. La gente responde con un entusiasmado, alargado y rotundo Sí! aunque se escuchan unos No! muy enfáticos. La multitud parece no haberle encontrado la “vuelta” al disco. No creo que haya sido un cambio drástico en la musicalidad de Loquero. Es más, creo que los ha beneficiado. Ellos disfrutan como nunca este momento y se nota no sólo en escena con su profesionalidad sino que detrás de esos cuatro rostros hay felicidad mediante y eso contagia indefectiblemente hasta quien no quiera percibirlo.

Pero esta vez hubo sorpresas a rabiar para el deleite generalizado. En la mitad del concierto, Anteojo, sin previo aviso, anuncia los primeros acordes de "Peinala" de su primer álbum “Temor morboso”. Entre atónita y enfervorizada la gente canta a la par de Chary. Y viene "Chaucito" (yo soy vulgar pero a mi qué!/no sé cantar pero da igual), un retrato ¿quizas? de su vocalista. "Honey" (perteneciente a “Black”), es un momento perfecto para mezclarse en ese "tumulto" hermoso. La congregación (léase en el sentido de comunión pero no de índole eclesiástica) que se forma, hace de la asistencia algo especial. "Esculturas" (una preciosa canción de "Club de solos"), "Mariposas" (en el cual he entregado mi última gota de aliento), y el desenfado de "Show bizz" marcan el final del show.

Espléndidos en su esencia, los Loquero están cerrando un año formidable que se apaga cada vez más. Y cuando veo el ambiente vacío, intento retroceder inmediatamente al éxtasis inmortalizado en forma de concierto. Es inútil ya. Mi visión ha vencido a mi ansiedad.