El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto

FELICIDADES


Cuentos Borgeanos
2007`
Por: Cristian Villalba
Luego de Misantropía (2004) Cuentos Borgeanos se tomó unos tres años para dar a luz a su sucesor. El mismo sería inscripto en el registro nacional de discos como Felicidades, sí bien optimistas. Dejando de lado, solo un poco, la oscuridad de su anterior producción la banda liderada por Abril Sosa, retoma en parte su impronta original, aquella vertida en Fantasmas De Lo Nuevo, debut de la banda, o sea, canciones más digeribles, con bastante gancho rondando el pop punk, pero sin perder la poesía que destila la pluma del eternamente niño Sosa.

De colores vivos y formas circulares, sobre un fondo negro, el arte de tapa y del booklet, nos da la bienvenida, contrastándose con las líricas intimistas, oscuras, en donde la muerte sobrevuela, aunque no hay que dejar de lado la mención al optimismo que despiertan algunas canciones, como el tema homónimo al disco.

Desde “Cuenta Despacio”, primer track del disco, notamos un claro guiño hacia el costado más popero de la banda, con la guitarra al frente y un estribillo pegadizo: “Déjame creer que puedo ver el mundo como lo soñamos, déjame creer que puedo ver…” La misma formula de canción ganchera se repetirá con “Eternidad”, “Felicidades” o con la memorable “Si Morir”, tema que oficia de cierre.

Recién promediando el disco, luego de la pegadiza “Océano”, se bajarán los decibeles y habrá lugar para la parte más experimental de la banda, utilizando arreglo de cuerdas en la bella Té verde, lo cual se repetirá sobre el ocaso, en “Si Morir”. Claro que enseguida la distorsión clamará su lugar, y bien que lo ganará con la canción de nombre más raro en la placa, “Romanticotico”, aunque en esta segunda parte el disco tendrá un poco más de matices, con medios tempos y el agregado de acústicas, y algún que otro tecladito perdido.

Y para el final, para el cierre, la conjunción perfecta del momento de Cuentos Borgeanos. Una letra oscura, áspera: “¿A dónde vas, en donde estas? ¿No ves que todo se derrumba a mi alrededor?” con guitarras y coros al frente, el estribillo bien delineado, imposible de obviarlo, y las cuerdas en ese final épico, le dan el toque justo para cerrar este paso al frente de la banda.