El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto

THE MUNI MUNI EXPERIENCE


The Muni Muni Xperience
2009
Por: Matías Recis

Bitácora sobre la simbiosis





“Demencia: el camino más alto y más solitario”. Con estos versos, Jacobo Fijman (1898-1970), abrió su primera obra literaria, Molino Rojo. Si bien, The Muni Muni Xperience trepa sobre ese pináculo, se aleja de aquella soledad de la que habla el poeta, para imantar a dos músicos que transportan su desequilibrio hacia el arte. Así, Bárbara Togander (voz, bajo y objetos) y Enrique Norris (piano, voz, corneta y objetos) desarticulan la música utilizando una aorta experimental.
De este modo, Togander cincela hasta el último centímetro de sus cuerdas vocales, y urde una incansable variación de registros vocales y microtonos en un sólo compás (como en Muni Muni`s Drink). Conjuntamente, se guarece en diversos elementos -como un vaso de vidrio- para distorsionar su voz; mientras, teje en su boca una caja de ritmos, y pasa así de la electrónica y el scratch del hip-hop a scatear bajo la mirada de Ella Fitzgerald. Su pequeño cuerpo despliega una multiplicidad de identidades: dentro suyo puede despertarse el canto gutural y salvaje de una bestia, o la voz suave y melódica de una inocente niña.

Paralelamente Norris se ensambla con fruición al delirio fluctuante de su compañera, mediante la rítmica sincopada de su piano que, como un puente, interactúa con Togander, como en “What´s Going On”. Mientras tanto, la sonoridad que expanden sus teclas, moldean un espacio térmico que se permeabiliza en “Very Tribal”. A cada paso estos músicos se retroalimentan, e intercambian frecuencias y formas. En este dúo, todo adquiere un desenfreno irremediable.

Publicado por Enonane Records, (sello independiente creado por Norris), el disco alcanza una tirada de pocos ejemplares, ya que éstos son realizados artesanalmente uno a uno por los músicos (que además los ofrecen en los conciertos, saltando así sobre intermediarios o disquerías). Pero en este entusiasmo anfibio, el ingenioso concepto de la gráfica queda neutralizado por la utilización de materiales inadecuados, y así sobre su membrana se galvaniza lo rústico y desprolijo.

Retomando el terreno musical, cada uno los instrumentos utilizados en este álbum (el bajo eléctrico, las voces, etc.), exhibe “el otro” hemisferio tímbrico, escondiendo su perfil habitual. En consonancia, el dúo incorpora el sonido de juguetes, cajas musicales y hasta de instrumentos percusivos -no convencionales- de hierro o aluminio.
Ergo, esta primera placa de The Muni Muni Xperience descose cualquier perímetro estético, y así yuxtapone dos colores que juegan con insolencia detrás de los bastidores de la música.