El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto

DOS ORIENTALES


Hugo Fattoruso & Tomohiro Yahiro
2010
Por: Matías Recis

“Dos orientales”, el nuevo disco de Hugo Fattoruso & Tomohiro Yahiro

La llama encendida

La percusión protagoniza gran parte del lenguaje estético del compositor Hugo Fattoruso: desde “Opa”, pasando por “Rey Tambor” y desembocando en los últimos discos solistas, estas sonoridades habitan sus obras en distintas proporciones.

En su nuevo álbum, “Dos orientales”, el montevideano apuntala esta conexión: la placa registra su encuentro con el percusionista japonés Tomohiro Yahiro en diciembre de 2007, en el estudio TOWERSIDE (Tokio).

En este material, editado en Argentina por “Barca Discos”, Fattoruso altera entre piano acústico, acordeón, voz, tambor piano y whistle. Mientras tanto, Yahiro ejecuta cueros, maderas y metales de diversas regiones y culturas.

El álbum incluye una versión de “Esa Tristeza”, de Eduardo Mateo (elegida por Hugo, en 2001, para abrir la discografía del “Trío Fattoruso”). El arreglo incluido en“Dos orientales”, conserva una estructura melódica y rítmica similar a la original. No obstante, en la segunda parte del tema, comienzan las variaciones armónicas y Fattoruso “scatea” al unísono del piano (una virtud que pocos pueden exhibir).

La otra adaptación que ofrece el disco es “Desafinado”, de Tom Jobim. Aquí, definitivamente incursionan sobre otras texturas y timbres; la pieza adquiere identidad y un brillo frondoso en su inspiración.

El resto de las composiciones pertenecen a Hugo, Francisco u Osvaldo Fattoruso (a excepción de “Dos Orillas”, firmada por los protagonistas de este disco).

Cabe destacar el concepto artístico del japonés Yahiro -que lejos de ser un percusionista que abruma por su cantidad de notas- recorre el sonido con la delicadeza de un orfebre. Minucioso y expresivo, enhebra cada golpe y silencio como si fueran melodías.

Mientras tanto, en las improvisaciones del ex Shakers, aflora su singular percepción del ritmo y sus cromatismos, intercalando contratiempos y síncopas.

“Dos orientales” deja en evidencia la estirpe musical de Hugo Fattoruso (el único compositor surgido en la década del sesenta en el Río de la Plata que continúa renovando constantemente su obra) y la notable sinergia comunicativa de este dúo.

Así, se desplazan con sigilo y naturalidad entre las fronteras porosas de la música académica, el candombe, la milonga, el jazz, la samba y el blues, ofreciendo en esta grabación un sonido transparente que permite descubrir cada armónico de esa impredecible y fértil creatividad (fraguada sólo a través de la complicidad más esencial).