El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto

BARKING


Underworld
2010
Por: Matías Recis
Music Brokers editó “Barking”, el octavo álbum de Underworld

La apetencia del ladrido


El grupo británico Underworld se ha posicionado, a través de los años, como uno de los máximos referentes de la electrónica. Las constantes incursiones sobre otros lenguajes y orquestaciones por parte de Karl Hyde y Rick Smith (voces, sintetizadores, teclados y samplers), han fraguado una nueva vertiente en el abordaje de su música.

Este concepto, se ejemplifica en “Barking”, el octavo álbum de este grupo.

Aquí, Underworld recorre diferentes tendencias de la electrónica (como el techno, el trance, el dance, el house, el jungle y el ambient) para yuxtaponerlas con la música industrial, el rock y el pop.

El disco (editado por Music Brokers) abre con “Bird 1”. Esta canción utiliza un tratamiento estético trance a partir de armonías vocales suaves y susurradas, que se ajustan a una cadencia hipnótica y circular.

En cambio, en “Moon in water”, Danielle Short (una de las voces invitadas más destacadas de este álbum), acude al sprechstimme, utilizando una forma de enunciar que recuerda a Patti Smith.

“Barking” cierra con “Louisiana”, una canción de tempo lento y una monótona armonía, interpretada con piano de teclado y voz, con reminiscencias de Nick Cave.

A través de esta placa, el dominio de contrapuntos melódicos y combinaciones polirrítmicas se expresan como las tónicas predilectas de Karl Hyde y Rick Smith.

Los instrumentos alcanzan un protagonismo reversible: su importancia es vertebral y luego son neutralizados o toman un segundo plano (acorde a la necesidad de la obra).

De este modo, las composiciones que integran esta placa, van mutando impacientemente: se complejizan, incorporando nuevas texturas y planos; o adquieren una forma minimalista y despojada (apuntalando el concepto sonoro con un minucioso procedimiento de post producción).

“Barking” no toma un esquema narrativo lineal, sino que los temas (instrumentales o cantados) despliegan sensaciones de reposo y tensión mediante quiebres musicales sutiles o taxativos que ponen de manifiesto la sinergia insaciable de este dúo.