El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto

SONRISAS DE PLASTILINA


Panza
2000
Por: Martin Debaser
Al escuchar aleatoriamente la discografía de Panza, pareciera que sus letras girarán sobre un mismo eje. Como si fueran recurrentes. Pero es la obsesión la que detiene esta idea. Es mucho más fuerte.
El atropello mental de la sociedad, la urgencia posesiva de tener todo y nada a la vez que refleja "Vendedor". El dolor como injerto que danza entre pecados capitales y ostentaciones hormonales. La fisionomía Panza busca cierto "equilibrio" constante y las suturas son visibles que al correr de las canciones logran desprenderse por completo. Instantáneamente brotan heridas, traiciones. El "Amor bidet", lavabo aquel donde enjuagamos la miseria y el rencor tumultuoso de amoríos ilusos.
La cultura de lo debido o no debido, como una enseñanza materna al infante y pseudo madurez "adulta" en "Ceremonial y protocolo" ("Prohibido conversar con el chofer, prohibido saludar. Prohibido estornudar, no salivar en época invernal").
La "Camarera" es una rana dislocada sin pelos en el cerebro, refregándose ante la payasada del rock (o los que suelo llamar "proyecto de persona" o "rockstar") que bien nombra la canción.
La simulación, el dar para recibir, una tradición materialista que a estas personas valoriza tanto que su puñal latente brilla como vajilla antigua.
Panza es ataque, asalto y... dispersión. La salida de emergencia hacia algún sitio virgen en donde reposar la brutalidad acumulada. Es el agujero orgánico ausente en nuestras formas. Es un túnel o un ensayo de como sobrevivir al encierro. Las articulaciones se invierten y mi esencia ya no es... no existe. Un reloj de arena interminable se acuesta en el vientre y desnudo duerme con un ojo abierto. Como atajándome y resguardándome de todos los peligros.