El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto

INTRAMUNDO


Poseidotica
2005
Por: Rafael Paz
Este disco de POSEIDOTICA nos lleva directamente al fondo del mundo, como si nos chupara el mar de golpe, a toda velocidad hasta que nos entre el agua en la nariz y quedemos completamente anonadados.

INTRAMUNDO es un viaje sonoro y transparentemente oscuro, abriendo con ¨hidrofobia¨ nos deja unos segundos caminar por la playa hasta que por algún motivo caímos al mar y a toda velocidad empezamos a bajar, succionados por quien sabe que!?,la sensación de estar escuchando BLACK SABBATH debajo del agua crece con cada burbuja que sube a la superficie, los punteos se hacen eternos recordando quizás a un Jerry Cantrell de los extintos ALICE IN CHAINS; un ejemplo justo seria ¨paralexis¨.

Para hacerte recordar que estabas rodeado de agua suena ¨acuatico¨ tan dulce y tranquilo que podría ser la música de fondo en algún capitulo de Bob Esponja cuando se enamora por primera vez.

Debajo del agua también hay ¨cuatro estaciones¨ así llamado uno de los temas que en INTRAMUNDO sobresale como una joroba, una mezcla de jazz con roces del stoner rock hacen, lo que escuchamos algo que no se vio por estos lados, una mixtura que en mi opinión POSEIDOTICA tendría que explorar mas ya que en el disco es uno de los picos mas altos y sorprendentes.

¨Acuatalan¨ y ¨nave nodriza¨ siguen el trip que maneja este combo de música instrumental,por momentos deambuladora, perdida, a veces celestial y a veces diabólica.

Cerrando INTRAMUNDO están ¨tantra¨ y ¨mantra¨ donde aparecen unas guitarras ¨acuasticas¨ podría decir yo, mitad acústicas mitad acuaticas terminando con la espalda apoyada en la arena, a miles de metros, anonadados para que la corriente del agua nos lleve a un próximo disco.