El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
Marcelo Ezquiaga / Javier Barría: El ex Mi Tortuga Montreaux nos adentra en su viaje solista, y el cantautor chileno se presenta en sociedad en Argentina

''Para mí la realidad de la gente debería ser mucho menos contracturada, mucho más libre, mucho más expresiva mucho mas intuitiva, mucho menos guionada''

Por: Fernando Stefanelli - fernando@recis.com.ar

Entrevistamos a Marcelo Ezquiaga y Javier Barría en el Le Bar, donde cerraban su gira por Argentina, Chile y Uruguay.

Recis!: (a Marcelo) Te quería preguntar en que andabas desde que salió el disco. Me acuerdo que intentamos hacer una nota en aquel momento, yo por msn desde mi laburo, que al final nunca la terminamos, no sé si te acordás… pero bueno, por lo que veo estas tocando mucho, lo que si, en formato mucho más simple. Vos solo, sin banda… ¿a qué se debe?

Marcelo: Y muchas razones, algunas principales y otras secundarias. Una de las razones principales es que empecé a tocar con mi nombre y es un poco más difícil… bah, en realidad no… a esta altura consigo banda para tocar. Pero se simplifica todo un poco más en vivo. Y en este momento en particular, yo estoy en una búsqueda… muy personal de lo que quiero hacer con la música. No quiero, bajo ningún concepto, quedar atado a un costado inicial o adolescente de la música que hago. Para seguir es como en una forma más… ¿viste que los viajes son como en solitario?… y es como que lo emprendí en solitario. Es como un viaje, no lo quiero decir como metafóricamente, pero es como un viaje.

Recis!: Supongo que por esto tiene que ver el cambio de este disco y el anterior, el homónimo de Mi Tortuga, que ya dejas de tocar con guitarras, y solo quedaba teclados, bajo y batería…

Marcelo: Empezó a tomar preponderancia el tema de las letras también, y empezó a tomar más preponderancia el tema de la expresión, del impulso en la música. Entonces, al estar tocando solo no dejo pagando a toda una banda si se me ocurre tomar un giro inesperado en medio de un concierto. Esa es otra de las razones por la cual estar solo me da como cierta libertad. Al mismo tiempo se da esto, me junto con alguien y de pronto emprendemos una gira en la cual delimitamos ciertos lugares… “acá tocamos juntos”, “acá tocamos solos” dentro de un mismo concierto o presentación. Y eso está bueno, porque toco con un pibe que toca muy bien y que tuvo que hacer un camino no parecido, pero tan arduo como el mío. Somos como dos lápices que nos vamos sacando punta, tenemos que estar con la punta muy afilada para poder bajo todas estas circunstancias decir lo que queremos decir. La junta se da en algo muy interesante.




Recis!: En relación a todo esto, cómo te ves en esta suerte de escena de cantautores en la que, se me ocurre, podemos nombrar a Lisandro Aristimuño a quien le está yendo muy bien, a Coiffeur, a Gabo Ferro…

Marcelo: La verdad es que si. Pero por otro lado les encuentro en común, y es algo que yo no hago, que todos tocan la guitarra. Yo toco el piano, toco teclados, con lo cual… es un encuentro folk en el que todos tributan a la cantautoría, a la cantautoría como símbolo de la palabra como está visto… como latinoamericana, Silvio Rodríguez, toda esa mano. Si bien obviamente las cosas que están haciendo son de otro momento, de un momento más de ahora. Si hay un auge, yo lo veo. A mí me une estar solo, pero me separa el instrumento que toco, y en un punto yo siempre fui partidario del camino en solitario. Si bien hay un auge de los cantautores, es difícil que yo quede encuadrado ahí.

Recis!: En realidad la pregunta iba para el lado de si existe cierto público y eso ayuda a como se puede llevar tu carrera musical en momentos como estos, que es difícil tocar. Por ejemplo, estar tocando un miércoles en un bar cuando antes los shows eran solo viernes y sábados

Marcelo: En realidad es medio por elección en esta caso. En las últimas tres semanas toqué todos los días. En los últimos veinte días tuve trece fechas, antes toqué en Chile y toqué varios viernes y sábados.

Recis!: Me refería a que por ahí pre Cromañón o quizás un poco antes, nunca nadie tocaba en la semana y ahora si

Marcelo: Eso tiene que ver con más cosas también. Tiene que ver con mi edad, yo ya pasé los treinta, no hace mucho, pero los pasé y eso me pone en un lugar distinto. Tengo una hija también, son otro tipo de salidas. La cuestión musical se volvió más investigativa que nunca. Hay cambios, si, es verdad que no son ese tipo de fechas que eran todas de bandas. Pero hoy por hoy, igual, no quiere decir que no vaya a cambiar. (le explica a Javier, que se suma a la charla) “La pregunta, obviamente, la pregunta que ya hemos escuchado tantas veces de la escena de cantautores”

Recis!: es una obviedad, pero hay que hacerla igual…

Marcelo: No digo que es una obviedad, la hemos contestado bastante. En realidad yo lo que siento al menos de mi lado, es que los motes no me gustan, porque suelen ser pasajeros. En cambio la expresión como forma libre como forma totalmente libre es algo que no es pasajero, es una experiencia, la sigue siendo. Es más palpable que un mote o una etiqueta. Javier tiene también un costado bastante rockero que, no digo que lo separe, esta es mi opinión ya, pero lo pone en un lugar también de cuestionarlo eso. Porque hace diez años cuando yo tocaba… cuando arranqué con Mi Tortuga, nueve, ocho… ocho que arranqué a tocar en vivo había toda una escena de bandas indie que estaban surgiendo, melancólicas, y… es probable que la gente que hace ocho años compartía fechas, tocaba conmigo hoy, por ahí tenga otra realidad, que no se la de una banda tocando en vivo, de amigos adolescentes. Entonces en ese sentido si, se modificó. Hay más gente sola, trovando, juglareando, peperino pomoreando (risas).

Recis!: En relación a eso, de pasar de tener una banda de amigos adolescentes, a tener más de treinta años… que no creo que esto sea tu modo de vida, la música…

Marcelo: Ah, ¿sí? Si, es mi modo de vida. ¿Qué pensabas que hacía?

Recis!: No, pensé que tenías otro laburo, que dabas clases…

Marcelo: Clases de música doy, si.

Recis!: Bueno, por eso… siendo un músico independiente por lo general es difícil, no viven de eso… La pregunta iba en la dirección de que la gente que lea sepa por qué aunque no saquen guita para mantenerse los músicos siguen haciendo esto y lo van a seguir haciendo…

Marcelo: Es que yo saco guita, igual.

Recis!: Bueno, buenísimo sos como un caso aparte

Marcelo: ¿Por qué un caso aparte?

Recis!: Es que con casi todos los músicos que entrevisto me dicen eso.

Marcelo: ¿Como quienes? por ejemplo

Recis!: Que se yo, chicos que tocan en bandas hardcore punk…

Marcelo: Es que es una estructura difícil de sostener esa. En cambio por ahí estar solo es más posible de sostener.

Recis!: Pero en serio, casi siempre la respuesta esa…

Marcelo: Yo vivo de esto, aparte también tengo dos músicas de películas hechas, obviamente doy clases también. Soy un músico a la antigua en ese sentido. Trato de ejercer el oficio de la música en todos sus aspectos. Hoy por hoy no trabajo de otra cosa, no tengo planes de hacerlo y hace rato no trabajo de otra cosa. También tengo una familia, a la cual tengo que bancar y en ese sentido es lo que hace que no sea tan solista como parece.

Recis!: Iba a agregar a la idea de la pregunta el tema de tener que pagar para tocar, tener que vender entradas….

Marcelo: Todo lo contrario, yo ¿sabes qué? Predico que no lo haga nadie.

Recis!: (A Javier). La misma pregunta que le hice a Marcelo. Si tu realidad es que podes vivir de la música como él o no…

Javier Barría: Si, bastante similar. Bueno, bastante similar a lo que es acá, que es muy difícil vivir de la música. La media de los cantautores o de los rockeros chilenos de la escena independiente tiene un oficio o una profesión que lo sostiene y después tiene la música, que es la pasión. En mi caso yo vivo de la música igual que Marcelo. También doy clases y estoy tocando mucho. Desde hace tres años que estoy a full, tocando en solitario y ocasionalmente con banda, y entonces mantengo un ritmo de shows, de fechas… una vez por semana mínimo y me permite poder sostenerme con eso.

Recis!: A Marcelo ya lo conocemos, contanos vos un poco cuál es tu trayectoria


Javier: Yo soy músico bastante casero, o sea, partí con grabaciones caseras. Pero se fue dando todo de manera bastante fortuita y en paralelo al desarrollo de internet como medio de difusión. Yo hago grabaciones caseras desde comienzo de la década, 2001, 2002 y tipo 2004 se empezaron a difundir en las redes de intercambio de archivos peer to peer, luego hice un blog, un myspace. Fui siguiendo la intuición, como dice Marcelo, en cuanto a lo que venía en cuanto a la difusión por internet. Ese trabajo fue de a poco dando frutos y yo creo que desde hace un par de años ya mi nombre está posicionado en la escena independiente chilena y a la vez hace unos años que estoy tocando en Argentina, en Buenos Aires, principalmente. Y ahora fui a tocar al interior también, además de Uruguay. Ahora están tocando una canción mía en la radio en Chile, eso nunca había pasado. Hay una radio que se llama Radio 1, que es como La Mega de acá, toda de música nacional y esta pasando una canción mía. Esas cosas se han ido dando de a poco y me permiten en este momento vivir de la música, de mi música, que es lo más importante, porque en su momento toqué covers.

Recis!: ¿Cómo hiciste para llegar a la radio comercial?

Javier: Mi último disco, Introducción a la Geometría, que salió el año pasado lo editó un sello independiente. El sello se llama Infanta Terrible y es el encargado de mover el single… hay un video, ahora lo están mandando a MTV y esperamos que resulte. Pero mi trayectoria está como al margen de eso, de los medios, de la radio, de la prensa. Pasa que ahora con todo esto de Internet han florecido los medios independientes. Aun así diarios impresos han hecho notas sobre mí, lo cual está muy bueno y me permite tener más convocatoria y cosas así. Pero a la vez no quiero perder esa cosa independiente que vengo manteniendo y que pienso mantener. Por ejemplo mi próximo disco lo voy a auto editar y lo voy a poner a disposición libre en internet. Tampoco quiero perder ese lado, lo casero… de hecho toda mi discografía anterior, hasta el 2009 está disponible para descarga gratuita.

Recis!: Ya que hablabas de la escena chilena, básicamente yo conozco a artistas como Javiera Mena o Gepe, que estuvieron tocando acá. ¿A quienes más podrías nombrar o recomendar?

Javier: De los solistas a mí me gusta personalmente mucho el trabajo de Leo Quinteros. Un músico un poco mayor que yo, su primer disco es de 2003, 2004 y él es como uno de los primeros, uno de los adelantados en esta cosa de los solistas. Porque Chile era un país más de banda hasta comienzos de esta década. Y a medidos de ésta empezaron artistas como Gepe, Javiera Mena… todos nombre y apellido. Nombres y apellidos por todas partes. Yo les digo los Cantautores RUT, o DNI como es acá, son todos nombres y apellidos como yo, como Marcelo. Antes eso no pasaba en Chile. Algunos han elegido seudónimos también, Chinoy, por ejemplo. Ese es notable, no sé si habrán escuchado hablar de él acá…

Recis!: No, la verdad que no

Javier: Estuvo tocando el año pasado acá, en el teatro 25 de Mayo. Chinoy es tremendo también, es una especie de Bob Dylan callejero mezclado con Silvio Rodriguez.

Marcelo: Algunos lo comparan con Gabo Ferro acá…

Javier: Hay como un paralelo con Gabo Ferro, si, algo había escuchado. El tiene mucha convocatoria en Chile. El furor por su trabajo lo ha puesto muy bueno y creo que le ha hecho muy bien a la música chilena, en cuanto a las letras. Yo generalmente me fijo en las letras, es lo que más me llega. De esas personas te puedo hablar… y bueno, tengo un montón de compañeros de generación. Digo así y no de edad, porque hemos hecho carrera así por MySpace, por autogestión. Te puedo nombrar a Diego Peralta, Natalia Molina y Matías Pena entre otros. Los puedes buscar en mi perfil de MySpace, están todos ellos. Nos hemos conocido y hemos compartido conciertos gracias a MySpace y nuestra autogestión.

Recis!: Con el correr del tiempo, desde que arrancaste hasta ahora, ¿sentís que el público acompaña en consecuencia? ¿Va creciendo la gente que se acerca a los shows y eso?

Javier: Claro. Eso tiene mucho que ver con la difusión de internet. Hay un término que es “viralizar”, como que la cosa se va esparciendo. Y así es como se ha difundido mi música, por el boca en boca, en datos.

Recis!: Acá pasa más o menos eso, pero hay un cierto límite. Hay gente que si no sonás en la radio comercial no te va a ver…

Javier: Ahora ha pasado que un videoclip mío ha estado rotando y el tema en la radio ha traído a otra gente, que de otra manera no hubiesen llegado a mi música. Yo antes como que renegaba de la radio y de todo eso, pero en el fondo te ayuda un montón. En el fondo como que hace justicia con mi carrera, con el empeño y el empuje que he puesto todos estos años.

Recis!: Por ahí es más fácil lograr cosas si te pasan por la radio que dos años de MySpace…

Javier: Claro, y me abre la puerta a otras cosas. Como te digo, mi música es mi trabajo, yo vivo de eso. Obviamente esto ha mejorado mi situación laboral dentro de todo, más allá de la cosa “romántica” del cantautor y las canciones y esa cosa de los fans. Ese lado hippie, romántico… esto lo hago por trabajo también, es el doble de gratificante que mi música sea bien considerada y a la vez me permita subsistir. Esa es mi filosofía de trabajo.


Recis!: Clarísimo. Ahora volvemos con Marcelo. Contame un poco como se conocieron y como se dio de hacer una gira tan larga, que toco tres países.

Marcelo: Justamente MySpace. Un amigo de Javier, de acá me dijo que lo escuchara. Yo entré, le mandé un mensaje y tuvimos una fecha el año pasado en Espacio Dadá que fue medio fortuita. Casi no se hace por el tema de las habilitaciones, como vos decías, y salió tan linda que dijimos “bueno, vamos a hacerla más extensiva”, “¿por qué no la hacemos en Chile también?”. Justo había un amigo de él, que también es productor acá, que vio el concierto y dijo “che, tenés que venirte para Chile a tocar”. Y al poco tiempo ya estábamos con una lista de fechas en Chile, que bueno, después muchas se cayeron por el tema del terremoto. Pero la verdad que las que llegamos a hacer estuvieron buenísimas y obviamente dijimos “bueno, primera parte de la gira transandina Chile, segunda parte Argentina” y ahora se sumó Uruguay. Pensá que las últimas dos semanas hicimos con esta, doce fechas. Más las de Chile, quince. O sea que llevamos quince fechas juntos, dieciséis si contamos la fortuita del año pasado. Una cantidad de fechas juntos que nos llevaron por un montón de lugares.

Yo te escuchaba recién las preguntas que le hacías a Javier, y antes las que me hiciste a mí y yo siento que bueno, hay una cosa como de La Ciudad de La Furia, ¿viste?, acá, con respecto a hacer música. Que tiene que ver con mirar solamente acá. Nosotros viajamos mucho en los últimos tiempos y fuimos muy bien recibidos en distintos lugares. Me parece que los dos tenemos un corazón vagabundo, por decir algo caetanesco… un corazón errante y eso nos lleva al estar libres de no tantas cosas, ¿no?, tocamos con pocos elementos…

Recis!: Te iba a comentar, me imagino que la gira se hace más fácil ya que son dos personas solas, a lo sumo alguien más con el sonido…

Marcelo: Igual la cuestión mía también tiene que ver con lo que preguntabas antes, “¿vivís de la música? ”...

Recis!: No tendría que ser raro, pero para mí es raro, por eso te digo. O sea, te hago la pregunta porque a mí me sorprende todavía. No tendría por qué que ser así…

Marcelo: Que loco. Bueno, yo tengo un alumno que me dijo el otro día “me cambiaste la cabeza con esto de que no te tienen que cobrar para tocar” y yo le decía “¿pero cómo te van a cobrar para tocar?, es una ridiculez”. Mi idea es que nadie pague para tocar, y si nadie paga, en conclusión, los lugares van a tener que pagar para que toquen. Entonces ya está, es una cuestión de valorizar lo que uno hace. Pero igual, eso va un poco por cada uno…

Recis!: Es que es una cosa muy arraigada lamentablemente, mal, pero bueno…

Marcelo: Da para largo, me parece una boludez, pero bueno…

Recis!: Estamos de acuerdo

Marcelo: Específicamente, con tocar de manera solo… Mi Tortuga para mí fue como mi máscara durante muchos años, como mi antifaz. Pasados esos treinta años, como que no podía usar antifaz. Por eso te digo que hay muchas cosas que me separan de la nueva movida de cantautores. Me gustaría que me unieran, la verdad. ¿Qué más quisiera que estar unido a la nueva movida de cantautores? Pero, no toco guitarra. Lo hice por una razón muy personal que es “pasé cierta edad y necesito buscar una forma de expresión que sea fuerte o mi corazón se va a debilitar”. Soy ese tipo de persona que sienten, como la escena esa de Al Pacino, en Perfume de Mujer, que dice “siempre supe cual era el camino correcto, nunca lo tomé porque era TOO DAMN HARD!”. Era muy difícil!, yo todo el tiempo veo el camino correcto y cuando no lo tomo, ese día me enfermo, me va para el orto…

Recis!: jajajaja

Marcelo: Entonces necesito tomar el camino correcto. Para mí la expresión tiene que ser algo totalmente a flor de piel. Para mí la realidad de la gente debería ser mucho menos contracturada, mucho más libre, mucho más expresiva mucho mas intuitiva, mucho menos guionada. La gente se queja de lo cotidiano, ¡nadie quiere vivir lo cotidiano!, ¡es horrible lo cotidiano!. Todos los días lo mismo. Lo cotidiano lindo, digamos lo que uno elige, como ir a comprar una planta para tu casa, cocinarle a tu mujer o que tu mujer te cocine a vos, eso es re lindo. Pero lo cotidiano de hacer todos los días algo que no te gusta es horrible, nadie lo debería hacer. El mundo no tiene por qué ser así. En la vida está todo dado para que sea preciosa y para descubrir algo nuevo todos los días. Mi camino en solitario tiene que ver en que no puedo arrastrar a mucha gente a hacer eso, es un viaje muy personal.

Recis!: Se entiende perfecto. Les cambio de tema ¿se acuerdan de alguna anécdota o algo que les haya llamado particularmente la atención en esta gira?

Javier: ¡Uf pero cantidad!

Recis!: Y bueno, alguna apta para todo público

Marcelo: El castillo en Tucumán, loco. Ahí tienen como una forma de definir algunas cosas… estábamos en un castillo en Tucumán y era como de ciencia ficción… pero contá vos las que te acuerdes.

Javier: Nos encontramos con cosas como un micromundo en Tucumán, en la cima de un cerro, impresionante. Contrasta mucho con la pobreza de la ciudad, de San Miguel, por ejemplo.

Recis!: Y por ejemplo, gente. ¿Ustedes se esperaban x cantidad de gente y se les llenó o cosas así?

Marcelo: No, fue más o menos dentro de nuestras expectativas.

Javier: Debido al tipo de gestión de la gira, se corresponde la convocatoria. No era público tan numeroso, pero eran ciudades a las que en su mayoría nunca habíamos ido y en mi caso yo era extranjero total.

Recis!: En realidad la pregunta iba en referencia a que por ejemplo en mi caso, antes vivía en el conurbano, e igual iba a shows, pero sentía que había una minoría que tiene acceso a determinada música. Sin embargo siempre me pareció muy loco como se pueden gestionar este tipo de cosas

Marcelo: Había un entusiasmo muy fuerte en la gente. Te cuento de uno de los últimos lugares que fuimos…

Javier: Ah, sí, era un lugar muy chiquito. ¿Pocitos se llamaba?. Cuatro metros por cuatro metros algo así… doce o catorce personas a lo más. Era como estar tocando en un funeral, en una capilla.

Marcelo: Estaba buenísimo

Javier: Pero fue muy lindo lo que se generó porque tenías a las personas a un metro, los de la primera fila, lo recuerdo con mucho cariño. Aparte era en Uruguay, un país que yo admiro mucho por su cultura, su música y al que había visitado hace mucho tiempo de vacaciones, pero jamás había ido a tocar.

Marcelo: En Uruguay parecía que había menos todavía la cuestión de llegar a los grandes medios de comunicación. Estaba bueno, porque los músicos que vimos estaban muy metidos en lo que es la música. Y lo bueno de Uruguay es que hay muy buena música para que te tengan en cuenta. Es muy áspero, muy árido para plantar la música… crece un cactus. Entonces, digamos, hay que forzar mucho la semilla. Yo creo que hay que tener un lápiz híper afilado.

Hay cosas que me parece, le dan sentido a la vida… porque ¿cuál es el sentido de las cosas? ¿qué te pasen en la tele?

Recis!: Depende de cada uno…

Marcelo: Es que yo creo que eso no puede llenar la felicidad de nadie. La felicidad… en todo caso puede llenar expectativas, pero felicidad… yo creo que la felicidad es descubrir el sentido de las cosas… las razonas primigenias, ¿por qué uno está acá? las mismas que nos conectan con el hombre de hace un millón de años. El hombre de la caverna, que tuvo un hijo, que logro descubrir el mundo, que logró viajar, que logró cosas nuevas, que logró descubrir su esencia… va por ahí, la vida tiene que ser un cuidado total de eso. Yo creo que uno tiene que ser un escudero de eso.

Recis!: Y mirá, te dar un ejemplo facilísimo. Yo estoy haciendo esta nota ahora acá y mañana voy a ir a mi trabajo y comentar “ayer le hice una nota a Marcelo Ezquiaga y Javier Barría” y lo más probable que me respondan es “¿quién los conoce?”. Y a lo que voy es que hay mucha gente cuya vida musical pasa por lo que ve en la tele, lo que escucha por la radio o lo que lee en las revistas solamente…

Marcelo: Lo que vos estás diciendo, por “¿quién los conoce?”, “¿cuánta gente los conoce?”…

Recis!: Por eso, lo que quería decir, es que gente como ustedes hace música y va a seguir haciendo música hasta que tengan como setenta años probablemente… o sea, es lo que yo quiero resaltar con la nota: que no hace falta que te pasen todos los días en FM 100 de la noche a la mañana…

Javier: Por eso yo quiero conservar mi naturaleza “casera”. En lo personal, yo no hago música pensando cuanta gente me va a escuchar o si les va a gustar. Yo primero necesito que me guste lo que hago. No pienso “esto les va a gustar”, “no les va a gustar”, o “esto va para la radio”…

Recis!: Ese es el espíritu de la nota, remarcar esas cosas, no ponerlos en la perspectiva de víctimas. Dar otra visión, digamos… no hace falta ser no sé, Fito Paez, para hacer cosas.

Javier: Viví muchos años haciendo música en el anonimato total, me conocían diez amigos con suerte, lo que yo hacía… mi viejo, mi hermana y yo. Me acostumbre a hacerlo de una forma lúdica, para uno, para los amigos y sin preguntarme… o con la necesidad de pensar “¿esto llegará a un montón de gente?” o “¿llegaré a la radio?”. Fue así, las cosas se fueron dando, está súper bueno y lo agradezco. Pero no fue lo que me motivó a hacer música. Siempre fue ganas de crear y eso.

Marcelo: Una coincidencia que tenemos con Javier es que nuestros discos son todos bastante distintos. Eso habla de seguir buscando, de no quedarse. ¿quedarse con qué?, además… con un clavo oxidado.

Recis!: Con respecto al show (a Marcelo) ¿vas a hacer un recorrido por todos tus discos o más que nada del último?

Marcelo: Tengo un par de temas viejos también, los que me gustan ahora, hoy por hoy. Cada tanto descubro alguno.

Recis!: ¿Cuáles estás haciendo?

Marcelo: Y con Javier hacemos “Radar”, lo vamos a hacer hoy. También hicimos “Formas de Hablar”. De Mi Tortuga, “Carne”, del último disco. Cada tanto hago… ahora escuché Mapa de nuevo, un disco que siempre odié, directamente.

Recis!: ¿Por qué?

Marcelo: Lo odié en el momento que salió ese disco. Y ahora lo escuché y dije “che, está bueno este disco”, te lo juro. Ese disco salió y lo archivé. Lo pasé tres veces y después hice otra cosa. Aparte lo había escuchado con mucha gente y decían “che, esta bueno este disco” y yo “no, no no”. (risas)

Recis!: El show de hoy ¿son los dos por separado o los dos juntos todo el tiempo?

Marcelo: Los dos por separado, pero colaboramos en ambos sets.

Javier: En caso particular vamos a hacer shows por separado porque en la fecha anterior en Buenos Aires, que fue el 30 de abril, hicimos una mezcla. Tres temas míos, tres temas de él, dos míos…tipo Sabina-Serrat (risas). Vamos a hacer los sets por separado y nos vamos a invitar.

Recis!: ¿Cómo sigue su año? ¿Están preparando algún disco nuevo?

Marcelo: Estoy componiendo. Empecé a escribir muy linealmente letras, y se me destapó una especie de conducto que no lograba que fluyera. Para mí es muy importante el tema lírica. Siempre me pasa lo mismo con los discos, compongo, compongo, grabo, grabo, me siento totalmente perdido y de pronto aparece un tema que dice lo que quería decir. Con el disco anterior ese tema es “La Conexión”, por ejemplo. Hice ese tema, después de obviamente una situación así re mal. Hicimos una fecha con Alvy Singer que me acuerdo que salió todo mal, nos clausuraron el lugar…el Bauen. Yo se que lo que digo siempre choca, pero me quedé re enojado con esa gente porque me di cuenta que inclusive la gente que tiene las mejores intenciones puede hacer las cosas muy mal. Al día siguiente hice “La Conexión”, así, de una. Me senté a tocar y salió el tema de una. Y ahí empecé a componer. Como del disco anterior es “Carne” la fundacional, y la del anterior es “Fondo” y la del primero es “Radar”. Como que se me escapa algo y lo sigo, lo sigo y lo sigo… y ahora estoy en eso.

Cuando estábamos en un hostel en Alta Gracia con Javier él me decía “¿que hací’ huevon?” y yo “componiendo”. Me fui a una calle que no había nadie y estuvo bueno.

Javier: Y en Uruguay…

Marcelo: En Uruguay estábamos en un programa de tele y de repente le hablo y no me presta atención.

Javier: “Estoy componiendo” (risas). Lo tenía en la cabeza y lo terminé en el barco de vuelta y hasta ayer grabé un demo. Dos canciones de este viaje por lo menos va a haber.

Marcelo: De hecho, del viaje anterior tenés “Autopistas”, ¿no?, que era en La Plata

Javier: Si, una canción de mi disco anterior. Una canción de la autopista Buenos Aires – La Plata

Marcelo: Es re inspiradora esa autopista, más si te volvés de noche que no vuelve nadie. Es re linda, tiene cosas muy David Lynch.

MARCELO EZQUIAGA estará llevando a cabo el ciclo "Un Buen Pescador" todos los viernes de Julio en Espacio Dadá (Borges 1655. Palermo. Cap. Fed) a las 21:30 hs. Lo acompañarán PABLO MALAURIE, JUANITO EL CANTOR, LUCIO MANTEL, EZEQUIEL BORRA y FLORENCIA RUIZ. Más info en las secciones fechas y noticias