El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
Diente de León: La banda cordobesa presentó su primer disco y habló con Recis!

''No le decimos que no a ningún ritmo de antemano''

Por: Facundo Miño - facundo@recis.com.ar

Horas antes de la presentación oficial de Baldío, el debut discográfico de Diente de León, la cantante Cecilia Ruiz y el guitarrista Víctor Garay le contaron a Recis!, entre otros temas, los orígenes del grupo, las elecciones de nombres, los sonidos que nutren su repertorio y las luchas sociales a las que adhieren.



Recis! : ¿Cómo surge el nombre del grupo?

Cecilia Ruiz: El nombre surge después de dos años de haber empezado con el proceso artístico. Cuando tenemos que empezar a tocar en público, nuestros amigos y seres queridos querían ver lo que estábamos haciendo. Había que definir entre los dos últimos nombres que quedaron: uno era Noctiluna que significaba marea roja y el otro era Diente de León. Los que lo propusieron decían que uno de los argumentos era que estéticamente queríamos elegir un nombre de tres palabras.

Por otro lado, el yuyo Diente de León es de los que tienen más propiedades y menos conocidos por la cultura occidental. Además, la palabra León nos cerraba también porque está asociado con fuerza. También lo elegimos sabiendo que los nombres se resignifican y se llenan de contenido después: después de que uno ve la banda, después de que a uno le suena y allí ya hay como una identificación.

Recis! : ¿Por qué Baldío?

Víctor Garay: Baldío es el cierre de un ciclo, la representación de un montón de temas que se venían trayendo desde dos años de creación y desde que la banda toca en vivo. Se quería cerrar un ciclo que es este disco. Sale de un show que era este espacio de juegos que es el baldío. El baldío que está faltando, la ciudad cada vez tiene menos baldíos. Para nosotros es un espacio de juegos como lo es nuestra música. La música es jugar. Como reinterpretamos la realidad y no tomarnos tanto en serio. Eso es Diente de León y eso es Baldío. El disco tiene esos temas ya asentados y crecidos en toda esta etapa primera de la banda que pasó de ser una banda de amigos que empezó a salir a tocar hasta ser un grupo que se proyecta vivir de esto.



R!: El sonido de la banda tiene una impronta muy latinoamericana.

CR: La banda un poco partió de ese sonido. Al principio eran dos voces y dos guitarras criollas. Se fueron sumando bajo, batería y otros instrumentos aunque siempre manteniendo el sonido de las guitarras criollas.

VG: Muchos de esos temas tienen ese sonido nylon que no es característico de las bandas de rock. Porque las canciones nacen tocadas con esa formación y esa semillita va quedando. Hoy cada vez más se va transformando más bien en otros instrumentos pero lo ritmos, la búsqueda sigue orientada por ese lado.

CR: Con la música que escuchamos nosotros que por un lado es muy variada pero por otro, tiene mucho que ver con lo latinoamericano y con lo de acá. Cuarteto, folclore, tango.

VG: No le decimos que no a ningún ritmo de antemano. Ahora hay un tema nuevo que es reggaeton. Estamos tomando recursos de la música que nos gusta y me parece que esa parte está bien para lo que está diciendo el tema.

CR: También personalmente te ayuda a crecer. Yo cuando empecé con la banda escuchaba sólo rock. Y me ayudó un montón a crecer. Mi oído musical y mi escucha se ampliaron un montón. Empezar a aceptar te ayuda mucho, esa amplitud, ese no prejuicio.

CUESTIONES DE GÉNERO Y LUCHAS SOCIALES

R!: En las letras se perciben ciertas temáticas de género que también son un elemento distintivo.

CR: La cuestión de género no está planteada desde un principio o desde una idea principal. Se dio porque es bastante particular que en una banda que funciona como una banda de rock, digamos, haya dos mujeres cantando. Eso ya le da una particularidad y una impronta. Pero la profundidad de la ideología de género es una construcción. Como músicos y como personas hemos crecido en cuanto a una búsqueda de igualdad de género todos. Y entonces después acordamos en ciertas ideas, acordamos en componer un tema que roza el feminismo. Y también acordamos en los prejuicios, tanto del feminismo como del machismo.

No es una idea fundamental de la banda expresar eso pero está innato en todos nosotros. Y también defendemos la postura de la mujer. En el ambiente del rock es difícil como en todo ambiente insertarse. La mayoría son hombres. A nivel personal se siente. Después como banda tenemos nuestras posturas pero somos abiertos a discutirlas y nos interesa esa crítica. Nosotros ofrecemos una postura.

VG: A partir de la asociación con espacios de lucha, con luchas (algunos integrantes somos militantes de algunos espacios, otros no militan pero están interesados en el tema) uno va creciendo. En nuestra lucha nos reconocemos como anticapitalistas: toda lucha que sea anticapitalista y trate de cambiar este modelo destructor del hombre y de la tierra es para nosotros algo para tener en cuenta, para ver y para discutir. ¿Apoyamos esto o no lo apoyamos?
Salió una discusión por ejemplo cuando nos invitaron a tocar contra las mineras. Nos parece bien. ¿Por qué nos parece bien? Ese aprender de la lucha nos va llevando a ser críticos de lo que creemos. En esa lucha se cruza la lucha de género, la lucha contra el hambre, la lucha contra el sistema, la lucha por el territorio. Nosotros vamos creciendo en esa búsqueda. Uno mismo participa de esos espacios. Y eso se traslada a la banda. Todo nuestro proceso va por discusión. Nosotros participamos de algo porque lo discutimos internamente. Las decisiones que tomamos nos llevan por ese camino.
A medida que vamos caminando nos va atravesando el género y el patriarcado que forma parte de algo más grande que es la opresión. Por eso el género se torna en algo más importante, quizás antes no lo era.

CR: Y eso con todas nuestras contradicciones, no somos ingenuos. Estamos insertos en un sistema, como músicos tenemos un montón de contradicciones de querer vivir del arte y eso es una contradicción en si misma.

VG: La imposición para vivir del arte es que la única manera es venderlo, es un producto, hay que hacer marketing y esas cosas. Allí es donde nacen las contradicciones. Uno dice vamos con la lucha de los autogestionados pero ¿cómo hago para autogestionarme yo? Es difícil. Entonces en ese camino vamos aprendiendo.
Estuvimos hace poco en Zanón, a partir de un tema que compusimos para un documental. Esa canción tuvo un interés muy importante y fue como una suerte de bandera. Estuvo muy buena esa experiencia. Nosotros también somos autogestionados. Ahora ves que estamos armando el escenario, no hay plomos no hay una productora atrás que haya contratado gente. Somos nosotros que después nos vamos a subir a tocar. Y así generalmente laburamos. Es desgastante pero a la vez muy grato.

Por supuesto hay cuestiones que tratamos de tener en cuenta ¿Cómo hago para afinar, que esto rinda, para poder vivir de esto? Llegar con pilas y no cansados a la hora de tocar. Y para no tener que trabajar en otra cosa, sobre todo, y poder dedicarme de lleno a esto. Vas caminando y das marcha atrás, me equivoqué en esto, hice bien aquello. Y eso también es parte de nuestra construcción ideológica, de lucha. Nosotros creemos que hay otras maneras de hacer las cosas sin separarse en el intento (risas).



R!: ¿Ese camino está más cerca?

VG: Sí, yo creo que desde que nos metemos a grabar el disco, hace un año y medio, casi dos. El disco lo pagamos con trabajo de la banda y esta presentación que estamos por hacer también. Es todo producto del trabajo de la banda en la que sus integrantes no pusimos un peso por fuera de ella. No es poca plata: estamos hablando de un disco, de una edición, del alquiler de un lugar. Tenemos una serie de auspiciantes que confían y ayudan. Gente que cree en el proyecto.

R!: ¿Comparten sus ideales y experiencias con bandas amigas?

VG: Mucha gente hace este camino. Nosotros no somos nada raro, somos uno más dentro de un movimiento más amplio que está creciendo y que en algún momento va a empezar a sentirse más fuerte y poder esquivar las redes de la industria de la música. Poder elegir como vivir y no tener que ir a firmar un contrato con los ojos cerrados por 7 discos y tener que vender el alma al diablo.

Links: dientedeleon-musica.blogspot.com - myspace.com/dientedeleonmusica