El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
Milhouse Palacios: Días Felices y ahora también solista

''Hay que tocar igual, aunque haya que abrir un garage, como sea''

Por: Fernando Stefanelli - fernando@recis.com.ar

Gonzalo “Milhouse” Palacios es el cantante, guitarrista y compositor de Días Felices, banda con la que sacó varios discos independientes, siendo el último Para Cambiar el Mundo, editado por el sello Tommy Gun y producido por Goy de Karamelo Santo. Recientemente salió con su proyecto solista, con un disco en el horizonte cercano. De esto y varias cosas más hablamos una tarde a metros del obelisco.



Recis!: Contame un poco la “carrera” de Días Felices

Milhouse: La banda empezó allá por el 2000 más o menos. La hicimos unos amigos del colegio que buscábamos algo para divertirnos, porque en el ahí nos aburríamos. Y bueno, hicimos una banda. Al principio éramos tres, yo tocaba la batería y hacíamos covers de Creedence y esas cosas. Y después nada, se fue uniendo más gente, empezamos a hacer canciones nuestras, a tocar, y fuimos sacando los discos. Grabando y tocando siempre como se pudo, como ahora.

R!: El último (Para Cambiar el Mundo, de 2009) disco salió por un sello…

M: Si, salió por Tommy Gun y Universal. Fue la primera vez que salimos por un sello que no era el nuestro, todo lo demás lo editamos nosotros. Y como experiencia estuvo bueno, la verdad.

R!: ¿Cómo se dio el acercamiento?

M: Le llevamos el EP que habíamos grabado antes a Ale Taranto, y a Universal también. Y después Universal nos contactó de nuevo con Alejandro, que ahí volvió a escuchar el disco. Le gustó y nos propuso la edición. Lo bueno que tuvo, lo que nos pareció más interesante, es que la edición iba a llegar a todo el país, lo cual hoy en día para una banda independiente es muy complicado. Lo que más nos interesaba era eso, ni la plata ni nada, más que nada eso. En ese sentido sirvió.

R!: Leí por ahí que también estuvieron girando un par de veces por Estados Unidos. ¿De qué forma hicieron esas movidas?

M: Eso surgió por intermedio de un amigo mío que vive en Minnesota. El es argentino y vive allá. Estaba acá de vacaciones y me dijo “che ¿por qué no se vienen a hacer una gira allá a Estados Unidos? Yo les organizo…”. La verdad que nos pareció copado. Encima subimos a nuestro Myspace que íbamos a hacer un tour por allá y enseguida empezó a aparecer gente solidaria que nos ofrecía organizar shows, inclusive alguno ofrecía la casa y ese tipo de cosas. Mucha gente colaboró y la verdad es que estuvo buenísimo. Estuvimos un mes y medio allá, tocando en la costa oeste.

R!: ¿Es muy distinto que acá? En el sentido de qué tan fácil o difícil es poder hacer este tipo de giras con poca plata y ese tipo de cosas…

M: Si, es muy diferente. O sea, lo principal es el trato que hay con los músicos y los artistas en general. Allá un lugar no te va a pedir plata de antemano para tocar, no te van a tratar mal, todo lo contrario. En todos los lugares que fuimos, se encargaron de que estuviésemos cómodos, que tuviésemos comida y algo de plata para el gas (la nafta), para que podamos llegar a la siguiente ciudad. Eso fue lo que más nos sorprendió, porque nos resultó mucho más fácil hacer una gira por allá que en nuestro propio país.

R!: Algo de eso te iba a preguntar, ya que están tocando muy poco por acá…

M: Estamos tocando muy poco, y básicamente es por eso. A mí me llegan todos los días mails con invitaciones para tocar. Me siento muy querido en ese sentido (risas), pero en el segundo mail es cuando te piden la plata… y nada, es una locura. Nosotros no estamos de acuerdo con eso, no pagamos para tocar. Preferimos no tocar, porque no lo vamos a hacer para que un tipo se llene de plata. Ni siquiera son gente de las bandas grandes, son chicos que se encargan de organizar cosas para sacar plata, y aparte se manejan precios que son terribles, no es que es poca plata. Como te decía, la primer diferencia es esa. Y no solo en Estados Unidos, cuando fuimos a Chile dos veces también nos resultó mejore e incluso en el interior de Argentina también. Es Buenos Aires el mayor problema.

R!: ¿Y cómo se hace para plantear una banda con esa realidad?

M: No se, ponele, cuando nosotros empezamos no era tan complicado. Había oportunidades y no se manejaban los números terribles que se manejan ahora. Más allá de la realidad, nosotros necesitamos tocar porque es lo que siempre nos gustó hacer y siempre tratamos de salir adelante como podemos. Y si no es acá, será viajando, grabando y tocando como se pueda. Ahora salió la posibilidad de sacar el disco por un sello, pero cuando no estaba esa posibilidad lo hicimos nosotros. Creo que lo importante es eso, hacerlo igual.

R!: Además de lo que me contabas antes del tema de la distribución, ¿la posibilidad de sacarlo por un sello les trajo alguna otra ventaja?, por ejemplo a nivel sonido o difusión.

M: Si, que se yo… lo bueno es que, por ejemplo, por primera vez trabajamos con un productor, que fue Goy de Karamelo Santo. Eso permitió que el disco suene mejor, más profesional… esto último entre comillas, me refiero a que tiene un sonido más “lindo”. Sabemos que a la gente le gustó, pero también es complicado porque vos vas a la disquería y el disco está cuarenta mangos… ni yo me puedo comprar uno, ¿entendés? (risas). Es como una contradicción… volviendo al tema de la situación del país, es lo mismo. Ahora el disco está en todos lados, pero sale cuarenta mangos en las disquerías. En ese sentido yo prefiero que lo pirateen y lo escuchen.

R!: ¿Para el próximo se plantean una edición en formato digital o algo así?

M: Si, si. La idea ahora es grabar un par de singles, que los vamos a regalar, obviamente. Ya discos casi ni se compran, y menos con esos precios.

R!: Termina siendo la excusa para seguir girando y tocando el disco, un costo más…

M: Si, pero además está bueno que la gente en cualquier parte del mundo pueda hacer click y escuchar una canción. Porque todos lo hacemos, yo conocí miles de bandas así, está perfecto.

R!: Para cambiar el mundo salió en 2009, ¿tienen idea, además de estos singles que me decías, de sacar uno de larga duración?, ¿tienen en vista algún próximo show?

M: Si, como te decía, la idea ahora es grabar dos o tres singles para sacar antes de un próximo disco. Ir sacando eso por Internet, para tener material nuevo, digamos. Y con respecto a los shows, estamos tratando de ver que se puede organizar, que otras alternativas hay…

R!: ¿Qué alternativas hay a no pagar?, ¿Hablar con municipalidades?, ¿tocar en plazas?

M: No tanto eso, más bien buscar gente que tenga ideas alternativas, porque los hay. No es que son todos garcas, pero es más complicado. Así que eso, estamos buscando alternativas, y cuando sale una tocamos, o sea: siempre que hay un show de Días Felices es porque conseguimos un lugar que no nos cobra. Lo mismo con el tema de viajar, nos estamos reuniendo últimamente para ver que se puede hacer. A la vez, por eso yo tengo también mi proyecto solista, porque me permite tocar más. Necesito tocar, y como con la banda tengo muchas trabas, me mando solo con la guitarra.

R!: Contame un poco de tu faceta como solista.

M: Empecé a grabar hace un tiempito un disco, en un estilo más tranquilo, más folk. La idea también es liberarlo por internet, a principios del año que viene. No sé si también lo editaré en forma tradicional, vamos a ver. Ahora estoy tocando un poco en vivo y el plan es viajar y tocar todo lo que pueda. Todo lo que no pueda hacer con la banda, tratar de hacerlo con este proyecto. Y a la vez también tenía ganas de salir un poco del punk y hacer otras cosas que tengo ahí en el tintero y que tengo ganas de que se escuchen.

R!: Hay otros chicos de la banda que están saliendo también como solistas, ¿no?

M: Si. Francisco, el guitarrista, también grabó ahora unas canciones. Va a tocar conmigo el 10 de diciembre en San Isidro. Y también, está en la misma. Es como que uno tiene mucha energía, y a veces cuando hay tantas trabas tiene que sacarla por otro lado, por eso cada uno tiene sus proyectos. El bajista tiene una banda también y el batero está con Días Felices nada más.

R!: Volviendo al tema de las giras por USA, alguna anécdota apta para todo público, algo que se pueda contar?

M: Lo que resultaba muy cómico siempre, era donde terminábamos durmiendo. En Las Vegas terminamos durmiendo en una mansión. Un tipo que estaba en un show y nos dijo “che, me encantó la banda, vénganse”. Y le caímos como a las seis de la mañana. Veníamos de quince días de dormir apretados arriba de la camioneta, y ese día dormimos cada uno en su cuarto, con baño propio (risas). Fue muy divertido. Otra fue un día que cayó un chico a la casa de uno de nuestros amigos, al que ni conocía. Tenía un Chevrolet Camaro, un lujo. Cuando le pregunto por el auto, me dice: "¿lo querés manejar?". Así que tuve la oportunidad de manejar ese auto por un rato (risas). Después no sé, miles de cosas. Arriba de la camioneta te pasa de todo, desde sentirte en una persecución policial hasta lo que se te ocurra…

R!: ¿Te paran por la calle y se pudre todo o está tranquilo?

M: Depende. Lo que nos pasó es que cada estado es muy diferente. Había lugares que caían con la linternita y el chumbo y te hacían bajar de la camioneta. Pero no, la verdad que no tuvimos así como grandes problemas con la ley (risas), hay mucha libertad.

R!: ¿Hay escena independiente fuerte o nada que ver?

M: Allá está lleno de bandas, y todas pueden tocar. Aparte una banda chica, con poca plata tiene la posibilidad de tener sus equipos y su camioneta para girar. Había bandas que eran como nosotros, que acá apenas pudimos comprar nuestros instrumentos y nunca tuvimos equipos propios, con su van, equipos, todo. Y nada, siempre por lo menos cobrando cincuenta dólares, que no es mucho, pero cobraban por lo que hacían. Y eso es súper importante.

R!: Desde que ustedes empezaron hasta ahora, ¿vos crees que se puso más difícil?

M: Y, si. Yo creo que después de lo que pasó con Cromañón cambió todo. La forma de negociar de los lugares y todo, se puso mucho más heavy. Se fueron avivando mucho más en muchas cosas. Me acuerdo de un lugar, de acá de Buenos Aires, que cobraba un alquiler que en ese momento creo que eran mil pesos hace un par de años. Al tipo le habíamos pagado todo el alquiler de entrada y al final se me vino a quejar diciendo “che, está lleno de chicos chicos y no puedo vender cerveza”. Había recibido toda la plata por adelantado, pero su problema era que no podía vender alcohol. Ese tipo de cosas te frustra, joden… pero bueno, hay un mundo alrededor de eso, no es lo único que existe.

R!: Hay bandas como Eterna Inocencia, que tomó una postura parecida a la de ustedes, no tocan en Capital sacando en lugares como el Salón Pueyrredón y cosas aisladas, pero en general me parece que es muy difícil porque ya es como algo arraigado el pagar igual, ¿no?

M: Si, y Eterna era una banda que cuando yo empecé, tocaba todos los fines de semana. Los alquileres son imposibles, sale más barato ir a tocar a Brasil que alquilar un lugar. La verdad que es una pena. Lo peor de todo es que no son solo los lugares, hay individualismo en muchas cosas. No son muchas las bandas que tienen una postura desinteresada, por decirlo de alguna manera. Conozco mucha gente, muchas bandas que sí, que tienen buena onda y con las que no hay un interés extra… que te invitan a los shows. Eso es lo que más duele, o sea, si son los de enfrente, los de los locales, ok. Pero si son tus pares, ahí duele un poco más. Eso cuando viajamos, en otros lugares notamos que era diferente, pero bueno, yo siempre espero que haya una unión de la gente de las bandas que pueda combatir esto. Existe la UMI, por ejemplo, que es una organización que se unió para eso.

R!: Si, de hecho como consecuencia de las clausuras intempestivas del gobierno de la ciudad, hubo varias reuniones de músicos autoconvocados, con mucha gente…

M: Eso es súper importante y está bueno que se difunda y se lleve adelante, porque es la única manera. Si esperamos cosas de los demás, no va a pasar nada.

R!: Cambiando de tema, hablemos un poco de música. ¿Qué estas escuchando ahora?

M: Últimamente estuve escuchando muchos solistas de afuera que me fueron gustando. Soy de agarrar youtube y buscar gente que toca la guitarra y sube canciones. La verdad que ahí descubrí artistas muy copados de todos lados. Después, más conocidos, a mi me gusta mucho Rocky Votolato, Damien Rice y ese tipo de artistas, que es un poco lo que estoy tratando de hacer en mi proyecto solista. Todo el tiempo trato de escuchar cosas nuevas que surgen, la verdad es que hay un montón de cosas que están buenas para escuchar. También estoy escuchando mucho los discos solistas de John Lennon y a Johnny Cash.

R!: ¿Y cantautores de acá no?

M: No escuché a nadie que me guste mucho. Sé que hay movida y que hay muchos pibes tocando, pero todavía nadie me conmovió mucho, digamos.

R!: Creo que solo nos resta hablar un poco de la fecha que me habías mencionado antes, en San Isidro.

M: Es el viernes 10 de diciembre, en Ummus, que está en la estación del Tren de La Costa en San Isidro. Es a las diez de la noche puntual, y toco yo, toca Francisco y toca otro chico que se llama Emiliano Del Alba, pero que hace un estilo más folklore. También está bueno eso, mezclar estilos, que es algo que mucho no se hace. Esa es otra idea que tenemos ganas de llevar adelante: mezclar estilos para que se abra un poco más la cuestión.

R!: Creo que estamos ¿Alguna cosas más que quieras decir?

M: Que no paguen para tocar, y que toquen, obvio. Que no dejen de tocar por esas trabas. Que busquen las alternativas, hay que tocar igual, aunque haya que abrir un garage, como sea… hay que ir a la plaza con la guitarra y tocar.


Más info: Dias Felices Facebook - Milhouse Palacios Facebook