El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
Marea en Trance: Se presentan en Ramos Mejía

''Somos como la marea que está en movimiento, la música es una búsqueda constante de sonidos''

Por: Norman Flores - norman@recis.com.ar

José Ajaka es cantante y guitarrista de Marea en Trance, grupo oriundo de la Zona Oeste del Gran Buenos Aires. Antes de la presentación del sábado en el bar Malawii de Ramos Mejía, Recis! compartió una larga charla con él para conocer su banda. Se definen como “Electro Garage Rock”, tienen dos EPs y están por lanzar un nuevo material de seis temas.



Recis!: ¿Por qué el nombre Marea en Trance?

José: Por la sensación de que sea todo continuo, como la marea, un continuo movimiento. Nos propusimos que hagamos lo que hagamos, mutaríamos. Sabíamos desde un primer momento que lo que empezábamos tocar, no iba a ser lo que íbamos a terminar tocando años después.

R!: ¿Y les está pasando eso?

J: Sí, constantemente. Las influencias cambian, no escuchamos lo mismo a lo largo de los años. Estuvo bueno haber elegido ese nombre, un nombre que nos representara movimiento, la marea no para nunca y está en continuo movimiento, en continuo tránsito, moviéndose de acá para allá.

R!: ¿En qué año arrancaron y grabaron su primer EP?

J: Arrancamos en 2006 con la salida del primer EP, “Interfase”. En 2007 tocamos bastante en vivo. En 2008 cambiamos de integrantes, sumado a una inundación que tuvimos en la sala. Perdimos casi todo, nos caímos un poquito, nos costó. Perdimos batería, pedales, guitarras mojadas, algunas cosas las pudimos recuperar y otras no. En 2010 volvimos y buscamos a Martín Carrizo para que nos produzca el segundo EP. Decidimos tomarnos las cosas más seriamente, decidimos salir a tocar con una propuesta clara, decidimos entrar en un circuito en el que no haya que poner un mango para tocar, empezamos a tratar de difundirnos de la mejor manera, ocuparnos de los detalles y tocar en lugares que estén mejor para que la propuesta se escuche como nosotros queremos que se escuche….

R!: En estos tres años, ¿pudieron lograrlo?

J: Sí, la verdad que no nos podemos quejar. Por ejemplo, este año estuvo re bueno, más allá de que teníamos planeado sacar a esta altura el nuevo EP. Empezamos el año tocando en un festival en Mar del Plata. Después, ganamos el concurso de Ciudad Emergente, para una banda como nosotros es un gol. Ya de por sí, haber estado seleccionados entre tantas bandas y que el premio entre las cinco que quedaron, haya sido tocar en La Trastienda, es otro golazo. Y encima, que te elijan entre esas cinco finalistas para tocar en el escenario principal de Ciudad Emergente, es buenísimo. Como experiencia estuvo buenísimo. Lo que a nosotros nos da es que sonamos como las bandas que vinieron después…

R!: Claro, en un lugar con todo la estructura…

J: Sí, sonamos muy bien. Eso nos da la pauta que en lugares así respondemos muy bien. Si encima te acostumbras a poder hacerlo… es perfectible, lo podes mejorar cada vez más. Eso nos dejó una enseñanza, y después de un tiempito, es como una especie de caricia, de mimo a la banda, de decir “No vamos tan mal, alguien cree que estamos haciendo las cosas bien”.

R!: Se les presentó un lugar y un sonido alcanzable.

J: Claro. Y no buscamos nada de otro mundo, solo que más gente pueda escuchar la propuesta. Somos de los que creemos que el hecho artístico se completa cuando lo decodifica otro. No somos como las bandas y artistas que hacen las cosas para mostrárselo sólo a los amigos, y que digan “Uy, qué bueno que está, está buenísimo y ya está“. Para mí, se complementa con la mirada del otro, con la escucha del otro empieza a tener un significado que por ahí no es el que nosotros le hubiésemos querido dar. Ahí es cuando se produce lo mágico. Cuanto más te escuchen, cuanto más interpretaciones, más magia produce, más interpretaciones. Ahí es cuando se completa, por eso el afán de que más gente pueda pegarle una oreja a lo nuestro.

R!: ¿Crees que la realización de festivales le sirve a las bandas como la de ustedes?

J: Cuando la carcasa del festival está bien armada, una banda puede responder bien. Si la carcasa es un caos, todo va a ser un caos. Tiene que ver por cómo está organizado, porque las herramientas son las mismas.

R!: Con el tema de los festivales y el estilo “Electro Garage Rock” en el que se “etiquetan” ustedes, si les dan a elegir a tocar entre un festival temático y uno en el que están todos los estilos durante el día, ¿cuál elegirían?

J: No sé… es muy raro porque no sé en qué temática encajaríamos nosotros (risas). En un festival donde una noche toca Blur y en la otra Tan Biónica, es muy raro, ¿en cuál encajo? Encajo en la de Blur, porque quiero (risas) pero no sé…

R!: ¿Y eso se da porque a nivel musical no hay bandas como ustedes, por el público, o por otra cosa?

J: No sé. No lo tengo muy en claro. Nos cuesta mucho coordinarnos cuando hacemos un show, siempre terminamos tocando con bandas más power o más trancas que nosotros. Somos un hibrido. Y, a veces, uno mismo se autoexcluye, pero no lo hacemos adrede si lo hacemos. Cuando éramos más chicos sí: “Si escuchás esto, no podés escuchar aquello” . Pero hoy en día no. Hay gente que puede escuchar lo que quiere, y no tiene que explicarte porque te escucha a vos y a otra banda totalmente distinta. A medida que vamos creciendo, nos damos cuenta que nosotros también vamos cambiando. Con el paso del tiempo, el tema del cruce de músicas hace que por ahí estés escuchando algo que por ahí no entiendas qué es, pero te gustó. ¿Qué es Calle 13? ¿Es reggaeton? ¿Música latina? No sé, pero te gusta.

R!: ¿Cuántos son en el grupo?

J: En la banda somos tres: guitarra y programaciones, batería y tecladista (el sábado será el último recital de Ariel, el hermano de José, como tecladista). Disparamos secuencias en vivo, disparamos cosas que ya están pregrabadas. A partir de ahí, ingresó un bajista invitado, y empezó a tocar un chelista que tiene una forma poca ortodoxa de tocar. Trabaja con pedales, le da una sonoridad copada, wah wah, delays, sobregrabaciones, por momentos lo usa como un instrumento de percusión. Nos dio otro color que está bueno.

R!: ¿Cómo es un show en vivo de Marea En Trance?

J: Tratamos de que tenga subidas y bajadas, lo dibujamos. No es al palo todo el tiempo porque si no, no te darías cuenta cuando estamos al palo. Nos gusta que la cosa sea viajera, nos colgamos viajando y dando vueltitas. Nos tomamos algunas licencias cuando la cosa está fluyendo. Es un pequeño viaje, lo hacemos cortito, porque no hacemos shows largos, pero está copado. Es un lindo viaje de canciones.

R!: ¿Qué músicos que tienen como influencias?

J: Tenemos un par de bandas troncales que tiene que ver con los clásicos como Depeche Mode, Radiohead, Björk, y Beck, artistas donde la electrónica tiene un papel importante, pero también morimos por los Pixies, nos encantan. Nos gusta Gorillaz, Blur. En general nos enamoramos más de los artistas que de lo que hacen. Por ahí, Beck te saca un disco totalmente acústico como Sea Change y no deja de ser Beck, nos gusta eso. Así como nuestra banda tiene ese nombre que busca cambiar, admiramos a esos artistas como Damon Albarn que hace Blur, Gorillaz y después te hace The Good, The Bad & The Queen juntándose con otros monos. Nos gusta Mike Patton juntándose con Björk. Son artistas que van más allá, son inquietos.

R!: Y de acá, ¿qué artistas admiran?

J: Los que son inquietos, también. A algunos admiramos por la filosofía más que por la música. Boom Boom Kid me cabe más por cómo piensa que por lo que hace, y está bueno. Como con la gente de afuera, que muchos me gustan más por cómo se manejan que por lo que hacen. Pez está bueno también, en su momento Gustavo Cerati. No sé. Artistas inquietos que buscan, Catupecu Machu no escuchamos mucho, pero me parece que tienen esa búsqueda que es intrínseca de hacer música. Buscar, aunque no te vayas mucho del género, buscar nuevas formas, nuevos colores, nuevas sonoridades… También nos encantan los Ramones, y, aun así y todo, escuchas los discos y si sos un gran escucha de la banda, te vas a dar cuenta que cada disco es diferente, por más que en vivo eran muy básicos. Pero en el estudio tenían eso… artistas que no se quedan de brazos cruzados y que están siempre buscando algo que los conmuevan.

R!: Ustedes vienen del Oeste, podríamos decir que fue y es un gran semillero de muchas bandas, ¿cómo se ve la actualidad de los grupos que salen de allá?

J: Hace unos años levantabas una baldosa y salía una banda latina, en el “Arbolmanía”. Pensé que eso no iba a cambiar nunca, pero está cambiando. En el momento de Divididos levantabas una baldosa y salía una banda roquera. Ahora está variado, sigue habiendo mucho de todo. Está buenísimo. Y están saliendo bandas más poperas tradicionales: Contraste, Los Nuevos Monstruos, un par de bandas con esa estética bien pop, lindo, buenos músicos, bien cantado.

R!: ¿Por qué la decisión de grabar en formato EP?

J: Primero fue estético y después económico. Para las bandas independientes como nosotros hacer un disco es un gesto romántico y epopéyico, pero es un gasto que no lo podes hacer tan seguido. Ni siquiera las bandas mainstream. De esta manera, a nosotros nos da la posibilidad de que no pase tanto tiempo entre un disco y otro. Por ejemplo, sólo pasó un año y medio un año y medio entre el segundo y el que saldrá dentro de poco, no es demasiado tiempo.

R!: ¿Y tienen pensado grabar un CD?

J: Lo hablamos… pero el formato EP nos viene bien.

R!: Si viene un sello y les dice “muchachos…”

J: No sé. El tema es que cuando te vienen a buscar ya explotó todo. Te vienen a buscar porque ya no es un boca en boca, es un grito en grito. Si hay artistas que llenaron teatros antes de que aparezcan esos sellos, cuando aparecen, piensan: “Si llegué hasta acá a mi manera…”. Pasa con todas las bandas. La industria llega cuando ya es tarde. El artista ya está desarrollado. Ya no lo desarrollan.

R!: ¿Es necesaria la industria?

J: Sí, no como está, pero lo es. Está bueno que podamos hacer muchas cosas, tocar y laburos que no sean sólo tocar. Pero no podemos estar en la cocina y en el baño a la vez. Sería más completo si me dedicaría más tiempo a trabajar a nivel musical. Como todos. Un artista necesita un desarrollo, que tiene que ver con el tiempo y cómo uses ese tiempo. Por eso, aparece gente de la nada, los escuchás y decís: “Esta banda está re verde” , porque salieron hace dos meses a tocar. Por ahí la propuesta no está mal, pero la podrían hacer muchísimo mejor. Súper inflados, súper producidos por mil lados… lo que estoy diciendo no va contra las bandas, porque uno lo hace sin querer, una banda que tiene las posibilidades lo va a hacer. A mí no me saldría… si estaría cinco años atrás, no saldría a presentarme de la misma manera que ahora…

R!: Para finalizar, ¿cómo viene lo que resta del año para Marea?

J: Todas las bandas como nosotros siempre pensamos que vamos a tener una fecha organizada para cerrar el año, resulta que llegamos a estos días y que no tenemos nada cerrado (risas). Si todo sale bien, estamos organizando una gira por el sur, y antes de fin de año estaremos tocando en Palermo en Liverpool bar. Sacamos el disco nuevo dentro de poco pero lo defendemos el año que viene. Sale porque queremos que salga en 2013, pero lo presentaremos en abril del año que viene.

R!: Tocan el sábado, ¿qué expectativas tienen?

J: ¡Queremos que explote!, como siempre que tocamos (risas). La fecha es junto a Zero Kill (Benito Cerati) y Guillermo Beresñak. Va a ser un cierre de La Escena del Después, y vamos a arrancar con todo con el nuevo material.