El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
Volco: Entrevista a Volco

¡En el rock actual no priorizan nada!... hacen lo que les sale. Si lo pensaran así sería “Vamos a priorizar la decadencia y la no búsqueda de nada

Por: Matías Recis - matias@recis.com.ar

Aunque el eje de la charla con Volco giró sobre la reciente salida de su cuarto disco llamado “Fiebre de Rock´n roll”, hablamos, también sobre la problemática social y musical por la que se está atravesando

Día opaco de otoño. Son las 5 de la tarde y subimos por un ascensor vetusto y flaco de la calle Solís.

Pero este artefacto, cansado, se detiene recién en el piso 17 y entre los laberínticos pasillos manchados de sombras resplandece la oscuridad de Volco. Con un gesto, este hombre de rulos desafinados, nos invita a atravesar una puerta gastada y sin maquillaje. Lo más característico de su habitáculo son las colosales ventanas que permiten ver toda la zona sur de Capital Federal (incluyendo el Río de La Plata) privilegiada por una altura que no tropieza con ningún otro edificio tan desenrollado. Desde las paredes del lugar asoman mapas del sistema solar, planisferio y de Argentina, mascaras de distintas civilizaciones nativas de Latinoamérica y posters de Jimy Hendrix y Pink Floyd.

Desparramados por todo el lugar hay instrumentos mutilados; percusiones, teclados, partituras de Bach, un amplificador Fender, una guitarra acústica de 12 cuerdas y, en un rincón, una torre derrumbada de cd´s (donde cohabitan AC/ DC, David Bowie y las Obras Completas de Mozart). Sentados en torno a la mesa del comedor, Sebastián Volco nos comenta que viene desarrollando distintos proyectos musicales dentro del pop y del rock desde principios de la década del `90 y que, luego de tres discos editados como solista (“Liquidándome en el agua”, “Pájaros sin patas” y “Ritual”), llegó a su cuarta producción llamada “Fiebre de rock `n roll”

Por ratos una caverna musical platónica (por otros una casa), durante el transcurso de la charla sonaba de fondo música hawaiana de la década del ´20.



Recis!: ¿Cómo fue el proceso de grabación del disco “Fiebre de Rock `n roll”?


Volco: La grabación fue así. Primero yo venía tocando con una onda que trataba de sostener y dije: “Bueno, tengo las canciones que voy a hacer en el nuevo disco”: entonces empecé a grabar. Quería grabar primero las baterías y las bases y entonces me asocié con un tipo... un melómano, que le gusta la música.


¿Quién es?


Claudio Lacutane se llama. Es un tipo que está en la movida pero no está en escena: tiene un estudio en su casa. ¡Muy loco! Tiene un estudio en su casa para escuchar música hi-fi de altísima calidad y es un obsesivo porque todo esté perfecto. Entonces con él fui y grabé las baterías, los bajos y las guitarras acústicas. Y después se incorporó al grupo Sebastián Rosenfeldt (que es el bajista actual del grupo).


También hace los teclados ¿no?


Toca teclados, toca el bass-cello... ¡es productor! Y con él (que ya venia trabajando desde “La trova de fin de siglo”) me asocié para co-producir el disco: que él me produzca a mí...


“La trova de fin de siglo” fue un proyecto musical que Volco armó junto a Sebastián Rosenfeldt en 1999, del que se desprendió un ep de música para ballet. Como productor, Rosenfeldt, estuvo a cargo de “Liquidándome en el Agua”, (compartiendo ésta tarea con Volco y Tweety González), en el año 2000.


Ya te había producido.


Claro, ya habíamos trabajado juntos hace un montón, pero estuvimos distanciados y no pudimos trabajar. Y bueno, en los dos estudios lo grabé y ahora lo estoy terminando de mezclar (de nuevo con Claudio).


¿Hubo algún músico invitado?


Sí, Pat Coria hace unos coros...Gori también; Pablo Dacal también canta unos coros: es una de esas celebridades...


¡Ya son como amigos de la casa!


Sí, son mis amigos.


Claro, por eso.


Y hay un montón de músicos, que en general no tienen bandas. Pero hay 15 músicos tocando, entre violinista...Pablo Grinjot graba un violín. Otros violinistas graban otras cosas.


¿Vez una ventaja en el hecho de grabar en computadora como estás grabando?


Es que se graba siempre en computadora ya. O sea, la información siempre pasa por una computadora.


Pero me refiero al hecho de grabar en casa. Ese hecho de no estar en un estudio de grabación.


Está buenísimo también poder hacerlo, pero primero...carísimo sale eso. Y tenés un tiempo súper limitado. Venimos trabajando así...lo nuevo que pasa es que tenés la posibilidad de trabajar mas lento (porque es todo muchísimo mas lento) y si cuidás la calidad podes hacer algo igual de bueno como en estudio. Pero bueno...es mucho trabajo igual (y más lento).


¿Vos en el disco que grabás? guitarras...


Guitarras (las acústicas): yo grabé casi todo en realidad (guitarras acústicas, eléctricas, piano, teclados, las voces) y después hay otras guitarras que grabó Oscar Reina, otras Matias Miguel (el otro guitarrista), un par de bajos los hizo Sebastián Rosenfeldt.


Volco es un músico multifacético: toca en sus shows teclados, mini moog, guitarra y canta.


¿En vivo como hacés? ¿Tus shows son con estos músicos que tenés ahora?


Son con esta banda que tengo ahora y se está desarrollando (también lentamente); pero la banda es muy sólida ahora y es lo más difícil de hacer, sobretodo si sos solista: mantener una banda unida sin pagarle a cesionistas. Tienen que estar todo el tiempo con ganas de tocar.



 


 

¿Cuáles crees que son los puntos positivos y negativos de ser un músico autogestionado como vos?


La lentitud de las cosas: todo es un proceso más lento y más trabajoso, pero muy real. También porque, va... ¡más real! ¡Todo lo que sucede es realidad! Eso, la lentitud con la que se van haciendo las cosas. O sea, autogestionado es que no venga un productor: “queremos un millón de dólares, vamos para allá”. Es un trabajo más artesanal.


¿Qué opinión tenés sobre los canales de música como por ejemplo “Mtv”? que ya no pasa videos de rock y asimismo del “efecto Crómagnon” que produjo el cierre de muchos espacios. ¿Ves es estos hechos una especie de “censura al rock” como dicen algunos músicos? Me refiero a que ya no se pase tanta música en estos canales y ya no haya lugares para tocas. ¿Vos qué opinás de eso?


No me parece que haya un plan tan macabro atrás de “eso”. Fueron situaciones que se fueron dando: todas cosas malas. Y después que en los canales de televisión no te pasan porque hay que pagar, es un espacio. Pero es solo un canal: con internet se abre toda otra beta de difusión.


Volco publicó su anterior disco “Ritual”, un EP que solo está disponible en internet (para que la gente lo baje gratuitamente). Con esto logra un mayor alcance del producto musical, utilizando una metodología de amplificación cada vez más común.


¿Cómo te llevás con internet?


Y...más o menos (risas).


¿La ves como un medio para potenciar un proyecto?


Sí, sí. Estoy seguro de que pasa por ahí la difusión de la música, y después sí, mi video lo pasaron en “Much Music” me dijeron algunas personas, yo no lo vi (je). Después, en “Rock & Pop TV” sí pasan buenos videos de rock: pasan además videos de grupos independientes, bastante. Y ahí (dicen) que vieron mi video. Yo tampoco lo vi (risas). ¡Ese canal sí está bueno, ves! A diferencia de la radio.


El video al que hace referencia Volco es “Miss Sentimiento de Otoño”, tema que tiene dos versiones editadas en cd: la primera incluida como bunus track en su disco de música para ballet y la restante (de donde se desprende la versión que se incluiría en el video), en “Pájaros Sin Patas”. Este video se rodó en el mismo lugar donde ocurre ahora la charla.


Una vez leí que definiste a tu música como “rock metafísico”, ¿puede ser?


Puede ser, sí.


¿Ahora? ¿Definirías también tu música...


No, ahora trataría de definir todo cada vez menos. ¿“Rock metafísico”? Si, por ahí es una forma de decir rock... ( piensa) ¡Es una estupidez!, es eso.


Tuviste la oportunidad de tocar con Ciro Fogliata, zapaste con Pappo y con Javier Martínez...


Si, en diferentes medida los tres ¿no?


Si, con Ciro...


Con Ciro Fogliata gracias a que le gustó el tema de Fantasmagoria, como lo hicieron al tema de Los Gatos. Entonces un amigo logró llevarlo: “¡che, que bueno que está el tema! Bueno, tocan ahora en el Planetario. Vení, vení a tocar”. Sabíamos que iba a venir, pero hasta no verlo... ¡¡y vino!! Y se re-copó y fue espectacular: tocó el órgano y yo toqué el mini-moog al lado. ¡Buenísimo! Con Pappo, bueno, zapamos una noche en “Planeta Júpiter” (que era un bar al que íbamos a tocar) y...ahí estaba Charly García (tocamos un montón ahí con él) y Pappo vino y estábamos tocando arriba (una cosa así, sin batería, con una secuencia: música instrumental) y Pappo vino y se quedó escuchando y me dijo... “¡volado, eh!” Y me dio la mano (risas). Y está bueno que no me haya roto la cabeza contra la pared y me de la mano.


¡Que groso!


Sí, estuvo buenísimo. Y yo no supe que decirle ¡¿Que le voy a decir?! Y en cambio con Javier Martínez estuvimos un año tocando todas las noches porque éramos socios de un bar que se llamaba “Evenos” que ahora es...


¡CBGB!


Siempre estuvo medio maldito ese lugar, pero un año estuvimos ahí tratando de sacarlo adelante y fue un fracaso (risas). Pero a nivel bohemia fue un éxito rotundo, porque era una locura el lugar ese. Y tocábamos todas las noches con unos bohemios pesados en serio. Los amigos de Javier Martínez llegaban...


¿Era la banda de Javier Martínez?


La banda de Javier Martínez estaba todo el tiempo mutando: Pascual (un bajista increíble) estaba ahí. Tocar con ellos fue como una lección de rock instantánea.


¿Vos que creés de esos tipos como Ciro Fogliata, Pappo y Martínez? ¿Creés que no existe más ese tipo de músico con esa cabeza?


Ellos son así, primero después de haber vivido unas vidas extremas, y ya son grandes: yo los conocí más de grandes, ¡no se como eran a los 27 años! Bueno, Javier Martínez grabó los discos de Manal a los 17 años así que sí, eran espectacularmente grosos.


Es que era la característica de esa generación: antes no había tipos que a los 30 años decían “che, me parece que” ¡y se me abrió la cabeza! No, todos 15 años 16, 17, 18 y en un momento esa generación hizo lo que las futuras están haciendo.


Ahora es al revés...


¡Ahora terminó! Ahora explotó y esto es una espuma y ya no existen los estilos, ¡ya no existe nada! Es todo una fusión de cosas y dentro de eso...estamos nosotros.


 



 

¿Cómo ves la relación de las drogas con el rock? ¿Como algo perjuicioso, como un disparador de ideas o como las dos cosas?


Como algo absolutamente perjuicioso. Porque toda la humanidad cayó en el problema de la droga, en todo tipo de drogas: para dormir, para estar excitado, para estar tranquilo de nuevo; Y las drogas ilegales que son otro mercado.


Entonces el flagelo de la droga es absolutamente cierto. O sea, una cosa es que yo (en un ambiente medianamente controlado) me tome un hongo y me aparece la Virgen Maria y me susurre una canción al oído (risas) y la toco. ¡Fantástico! Pero eso es una cosa, y yo estoy a favor de eso. Pero no estoy a favor de que todos lo puedan hacer: ahora es todo una mezcolanza de muchas cosas y no te hablo de cocaína, te hablo de una droga que te expande la mente, que te haces un viaje: eso si es una droga. Que te aporta a tu sabiduría y eso. Las otras (drogas por divertimento), que se yo, no me parece que aporten nada ni que esté bueno. ¡Jim Morrison se murió!, ¡Jimmy Hendrix era un genio y a los 27 años se murió! O sea, son malas las drogas, y al mismo tiempo sí, tomó un día LSD y sí, fue un disparador de una música que por ahí no hubiera existido sin eso, seguro. ¡¡Pero Jimmy, que tome LSD!! ( y los que lo van a ver por ahí, ponéle) pero que ¡todos! nos drogamos porque queremos ser así, eso ya es sabido( no lo tengo que decir yo )No, las drogas no dan creatividad.


¿Pensás que hoy el rock descuida el lado musical y compositivo y prioriza otras cosas superfluas dentro de la música?


¡No priorizan nada!...es lo que les sale. Si lo pensaran así sería “vamos a priorizar la decadencia y la no búsqueda de nada” ¡no! Les sale eso porque la humanidad viene en decadencia y nuestro país tiene esta característica.


¿¡El rock es así!?No, yo no me siento dentro del rock. ¿Que rock? ¿¡Pink Flyd es rock?! ¡Sí, es rock, pero es otra cosa! son artistas y a mí me gusta el rock: yo a los 10 años estaba pintado como Paul Stanley y con una raqueta (risas).


¿Hay fotos de eso?


Sí, supongo que debe haber pero no se ni donde están. Entonces el rock está bueno, pero la música y el arte son otra cosa: en la mayoría del rock no está ahora (aunque siempre hay algunos casos en que sí). El rock popular ahora (a diferencia del rock popular de otras épocas) la característica es que, es bastante decadente y sin búsqueda: no buscan nada.


¿Eso porqué creés que pasa?


Por una perdida terrible de los valores y de las ilusiones humanas. No hay tiempo para nada y no hay tiempo para sentarse a reflexionar, a pensar nada porque hay que trabajar para comer o... ¡¡están todos locos!! ¡Porque en realidad estamos todos locos, pero hay algunos que están mas locos! Y además está la rutina, entonces somos un montón de locos subidos a una rutina (y por eso creemos que hay cierta cordura) pero en realidad hay toda una cosa abstracta e incompresible.


Su relación con la música lo llevó a producir no solo discos propios, sino también de artistas como Pat Coria y Mataplantas. Esta última es una de las bandas más ascendentes de la escena under.


En el año 2005 estuviste produciendo el primer disco de Mataplantas (“El Sueño Del Hombre Pulpo”) ¿Cómo fue el proceso? ¿Ya los conocías, o te llamaron?


No, ya los conocía cuando eran “Barbara Feldon”


El proyecto anterior...


Era lo mismo pero se llamaban “Barbara Feldon”. Hasta que en un momento reflexionaron y dijeron: “che,¡¡no nos podemos llamar Barbara Feldon!! (Risas), si queremos tener éxito...” Estuvo buenísimo el proceso. Estuvo buenísimo pero iba una hora y media de viaje hasta Mataderos y una hora y media de vuelta. Y lo hacia con gusto, eh. Pero fue arduo y lento también...Y en un momento salió: estuvo buenísimo. Me encantó trabajar con ellos.


¿Cómo ves a los productores musicales argentinos mas conocidos?


¿Quiénes son?


Toth/ Guyot, Afo Verde, Cachorro López, Santaolalla...


Cachorro López es buenísimo. Un productor de la puta madre.


¿Pero creés que le quitan la esencia a la banda, o creés que....


Es otra cosa también. Esos productores hacen de la música como si fuera una película que tiene que ser perfecta ¿viste? Una película de Hollywood! No hay imperfecciones, esta todo perfecto y todo suena para que sea agradable, que es el trabajo del productor diciéndolo maliciosamente. También está el trabajo de interpretar al artista y sacar lo mejor de él.


¿Vos creés que hace eso por ejemplo Santaolalla?


En algunos casos sí. Por ejemplo ¿él es el productor de Café Tacuba?


Sí.


Esta buenísimo lo que interpretó; y después también es de otros que por ahí lo hizo mal. Por que son tipos que por ahí trabajan tanto que no se si discriminan tanto “voy a producir a éste, y... a este no tanto” Por ahí están laburando y “producen” porque van dos días al estudio (y a algunos le dan mas bola que a otros) .De todos modos no los conozco, nunca trabajé con ellos... ¡A Tweety González lo conozco! Y ese es buenísimo. Sabe lo que hace.


Su primer disco, “Liquidándome en el agua”, (donde participó Fernando Samalea y Santiago Vázquez, entre otros) tuvo como productor a Tweety González.


¿Trabajaste cómodo con él?


No (risas), pero fue una experiencia media rara. Pero estuvo buena igual.


Volco resulta ser para muchos un “músico comodín” por la versatilidad y destreza artística. Tuvo la experiencia (en vivo o en estudio) de estar junto a Javier Martínez, Fena della Maggiora, Charly García, Mataplantas, Pablo Dacal, Gorianópolis y el Trío Aventurados. Asimismo, compuso música para ballet y cine. Actuando de productor, guitarrista, tecladista y cantante, en la actualidad participa en distintos proyectos musicales.


También estas tocando con Fantasmagoria y realizás otras apariciones dentro de la música tocando con Pat Coria...


Apariciones, eh!


¡Apariciones musicales!


¿Qué cosas te motivan a seguir componiendo y a acompañar distintos proyectos artísticos?


Eh...


¿Qué cosas te mueven para ser, por ejemplo, guitarrista, tecladista, productor; o sea, estar tan metido ahí en la música?


Primero, que obviamente lo hago naturalmente, no es que me requiera un esfuerzo. Y segundo porque busco nutrirme yo. Mientras alguien no me saque la música de mi grupo y cuando la música que componga sea cada vez mejor, trabajar con otro porque lo respeto por algún motivo y nutrirme de más. Y aparte me encanta; En el caso de los grupos como Fantasmagoria o con Pat Coria (que toqué un montón ) estar en otra posición y ver todo mientras se esta manifestando. Puedo disfrutar de tocar de otra forma. Estoy ahí tocando y la gente va a ver a otro: en realidad me divierto mucho más.


Porque estás mucho mas relajado debe ser ¿no?


Sí, estoy tocando. En cambio en algunos shows míos...


¡Estás más pendiente de todo!


Estoy más pendiente de todo y aparte la idea es que yo entre en una cosa más catártica que no tiene que ser placentera, al contrario; Por ahí es angustiante, pero sí que salga otra cosa.


 


Luego Volco se sentaría frente al teclado para tocar algunas piezas académicas de una delicadeza y elegancia impropias a una catarsis. Posteriormente elogiamos la película “200 Motheles” de Frank Zappa, que acompañó gran parte de la niñez del músico.


Pero este micro-mundo (donde Volco habla como un viejo sabio desde lo alto de una montaña -de 17 pisos-) se desvaneció y en Buenos Aires ya amanece la noche sobre locos con rutina que vuelven desiertos a sus hogares: ahora nosotros nos disfrazamos del mismo color que usan ellos.


MySpace: www.myspace.com/sebastianvolco