El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
Los Peyotes: Entrevista a Rolando Bruno, guitarrista de Los Peyotes

"Me gustaría hacer un proyecto muy romántico, cantando"

Por: Marina Fages - marina@recis.com.ar

Por fin. Lo había logrado, concertar una "cita" con Rolando Bruno, guitarrista de los Peyotes, el último galán mexicano. Embargada por la emoción, propuse hacerla en un bar "de viejos" por Palermo ("yo suelo ir a bares de viejos con mis amigos" me contestó). Lunes por la noche, bar de viejos y entrevista, pero cita al fin. Caminé un par de cuadras disfrutando la fresca brisa de diciembre y lo esperé sentada en la mesa junto a la ventana. Lo ví llegar a la esquina de enfrente, su porte conquistador, casi sentí su perfume. Hice una seña con la mano y entró.

La desmitificación del galán

Arrancamos. No pedimos cerveza, si no café. Me comentó brevemente el origen del nombre de la banda (un libro de Mario Castaneda), de donde viene el garage que tocan (mix mexicano y peruano del término), y el auge que en estos momentos viene teniendo el estilo debido a la necesidad de la prensa nacional de buscar un referente argentino a lo que esta sucediendo afuera (White Stripes, The Strokes, The Hives).
Pero a todo esto yo me pregunto… Dónde está el héroe romántico que prometía ser este muchacho? Si bien no es de un altura considerable, sus movimientos… su forma de hablar... Parecía mucho mas interesado en hacer la nota que en intentar seducirme, evidentemente. Antes de empezar a desvalorizarme moralmente, decidí entonces hacer bien mi papel de entrevistadora. Ya habría tiempo para lo otro.

Yo lo vi al gordo en vivo que agitaba jodido y dije este chabón es Dios!

"Lo que tenemos más que nada en vivo es la locura. Creo que te puede gustar el disco, pero te va a gustar mucho más el vivo, el fuerte de la banda es el vivo, se mueven absolutamente todos. El Jefe, David. ( alias Dios) es malo por fuera quizás, suele caer mal, pero es un gran tipo. Tiene la capacidad de ponernos las pilas a todos los demás, y además de eso es muy creativo. En Psicotic Reaction los temas son de todos, pero él te hace el hit".

Los Peyotes todos parecen ser personajes particulares: "según las leyendas peyoteras cuentan que no estaban buscando un bajista 60s (porque buscabas un bajista 60s y te venía un Paul McCourtney con el bajito colgado asi) si no que querían un bajista punk porque la banda quería ponerse mas pulenta. Entonces pusieron: se busca bajista punk, nada que ver. No se bien como fue pero resulta que lo encuentran a Oscar pidiendo plata en la calle y estaba con un bajo, y no se si era punk pero le sacaron el teléfono. Y después fueron a la sala de ensayo y se cayó con un jogging así re familia (y era un hombre de familia, onda ahora tiene 35 años y esta casado y tiene un hijo de 13), se cagaron de risa, y bueno así es como quedó Oscar Hecho Mierda en la banda"

Se me complica hacer una selección de todo lo que hablamos con Rolando. De la banda habló mucho, de la relación con otras bandas de la pequeña escena en la que se mueven (que se completa actualmente con Tandooris, The Tormentos, Los Grillos, The Hates, los Zorros Petardos, Cajunas, Los Vengadores, Surface y no muchas mas), de la posibilidad de empezar a abrirse mas a otros géneros a la hora de armar fechas.

El terror y la bizarreada

"Yo creo que es como una influencia extra que tenemos, la bizarreada. Empezamos con las películas de terror 60s que son muy bizarras, vos ves el hilo colgando el murciélago. Arrancamos con ese tipo de cosas y después cualquier bizarreada es buena, por ejemplo ver Crónica o ese estilo. Hay un tema del nuevo disco que sale de un programa de Andino que decía: Rito satánico en Necochea: mujer le saca los ojos a su hija con un tenedor, y así le pusimos al tema, Rito satánico en Necochea. Mucho de la argentinada también, no sé como explicarte".

Hablando del próximo disco que van a sacar (por medio de Rock Away Records) me enteré que el garage peruano efectivamente existe: "Es raro porque es el único lugar de sudamérica por lo menos que yo haya escuchado donde hacían covers de bandas garage y además había bandas garage (escuchando bandas latinas, mexicanas, chilenas, argentinas). Quizás alguna mexicana hizo un cover de garage, pero Perú es fija. Hay una banda de 1965, se llamaban Los Saicos, que los prohibieron en una presentación en vivo en la tele porque decían que eran "anárquicos". Y los tipos, vos lees las letras y son una pelotudes, pero para esa época eran fuertes."

Buenos Hábitos Musicales

Acá es donde entendí la esencia de Peyotes. Garage, un poco de ruido, pero absolutamente mezclado con ese sentir ridículo, de amor por lo grotesco, lo desechable. Pero todavía no me cerraba el papel del galán ahí adentro!
Rolando me contó que de chico escuchaba música "la mierda que pasaban en la radio" hasta que un vecino le pasa un casette de Nirvana y se inicia. Después, las bandas, la ida a recitales, el beat, el punk melódico y finalmente su entrada a Peyotes, su búsqueda de lo "raro de los 60s". De ahí saltamos a su gusto por los 90s, y cómo arrancó pasando esa música en fiestas: "Me estaba aburriendo y puse Roxette, una mina empezó a gritar aaaii noooo, se armó un kilombo, fue un éxito, escuchar Roxette, Ace of Base, y los chicos ponks se lo comían... Antes era una fiesta normal, todos estaban bailando así y puse eso y AAhhh Locura. Más allá de que me gusta la bizarreada en general a mí, pasó que tuvo una buena aceptación". Surge necesariamente el tema de las fiestas Trasheras ("que por ahora quedan en el recuerdo") "Las chicas están cada una en sus cosas, mis ángeles andan distanciados, yo soy como un Sofovich jaja".

Por fin. El personaje del Rolando seductor comenzaba a tomar presencia en gestos, determinadas palabras pronunciadas con exquisita modulación, miradas levemente sugestivas. La cronista, claro, comienzó a olvidarse de la entrevista, pero tenía su grabador firme en la mano, y no no, el seguía hablando de música, y de un posible proyecto solista: "En algún momento me gustaría hacer un proyecto así muy romántico, cantando. Ya tengo un par de temas de esa onda, y también me gustaría versionar muchos temas en francés al castellano, bah, adaptaciones. Tengo un repertorio armado, que en algún momento me gustaría tocar de conseguir músicos para hacerlo, todos vestidos de traje, sentados y yo de smoking, con una rosa jaja".

El bolero de epifanía

De repente me encontré hablándole de ese estigma de galán que se ha incorporado ya en el imaginario popular, al que Rolando resueltamente contestó que todo lo debía a Sandro. Mis ojos se ensancharon así de grandes… Sandro? Sandroooo??!!!

"Empecé con Sandro, todo empezó con él. En realidad me empezó a gustar por las películas, me parecía re bizarro, había dramones terribles que yo me los comía así a la tarde por Volver los sábados, onda 16, 17 años. Todavía no tenía discos, siempre quería ver las películas. Más adelante escuché un disco de Sandro, cada vez era mas seguidor de las películas, empecé a conseguir los discos, mis amigos también me iban comprando. Me partió el cerebro."
"Sandro tiene mucha seducción, lo comprobé este año que lo fui a ver. Fui solo, estaba rodeado de viejas. Las viejas enloquecían, el chabon no aparecía. Después salió al escenario, se paró en el medio, dijo "Hola" y me mató. Tiene mucho, mucho carisma. Hay gente que lo odia, mucho prejuicio igual. Hay una época de Sandro terrible, una vez ví en Crónica un video de Sandro de los 80s, tenía pelo corto, mechas de camionero, campera de cuero, una camiseta calada, campera de cuero, maquillado de negro en un estudio, todas minas con ametralladoras vestidas de negro con tachas y unos punks así re ochentas, que iban por ahí y hacían coreografías, un barril, un auto todo quemado, y un paredón como si fuera de ladrillos de un callejón y una A de anarquía. Y cantaba un tema. Re grasa, pero mega grasa. Ése sí que era re grasa. Sólo Crónica lo puede pasar. "

No pude dejar de notarlo: Rolando Bruno, el último galán mexicano, resplandecía con todo su encanto y seducción al otro lado de la mesa mientras hablaba de su modelo a seguir, su inspiración. Entre el humo y los ruidos de copas, aquel bar de viejos contenía al personaje en el que confluían mil deseos, la marca indeleble del prócer Sandro, el viejo garage peruano, esa inquietante fascinación por lo normalmente rechazado, y el anhelo romántico de un bolero cantado al oído.

"Dos palabras de Sandro con el Gran Rex lleno y te mata. Sandro creó un mito a partir de una forma muy rigurosa de ser, y la mantiene, es increíble."

Apagué el grabador, y nos quedamos un rato más hablando antes de cada uno continúe su noche, que debo admitirlo, para mí será inolvidable.